martes, 16 de noviembre de 2010

What's next? Después de Twitter

Una reflexión a vuelapluma sobre web 2.0 y redes sociales:

Primero fueron los blogs y la sindicación de contenidos (para mí, hace de eso cuatro años). Al principio, la "red" de contactos (otros blogueros) era asumible. La lectura de los contenidos sindicados en el agregador era gestionable con el tiempo disponible, priorizando contenidos de interés por el mero hecho de seleccionar al productor de los mismos. Pero, poco a poco, había cada vez mayor número de feeds, era casi imparable: sólo se podía seleccionar si leer o no basándose en los títulos... Ahora, el lector de feeds está siempre en un eterno "todos los elementos (1000+)". Infoxicado de contenidos no gestionables razonablemente.

Microblogging, Twitter, que aparece como una red social para diferentes usos, pronto se convierte en un "recomendador" (al menos es uno de los principales que tiene, aunque haya otros). Llama la atención sobre contenidos de interés, muchas veces fuera de tu red, donde se mezcla la actualidad con la lectura más reflexiva. Al principio, sobre una base de contactos gestionable, Twitter funciona razonablemente bien como emisor de consejos sobre qué merece la pena leer. Sin embargo, con el tiempo, empieza a suceder lo que sucediera a las RSS: exceso, ineficacia en su función de destacar o de priorizar. No es posible discriminar y empieza a perder su sentido como herramienta para recibir esos consejos. Si no ha ocurrido aún, pronto sucederá.

What's next? Se me ocurre: se necesita un nuevo paso en la forma de identificar contenidos valiosos (noticias, posts de blogs o de microblogs, video u otros) basados en recomendación de tu red (saquemos esta red de donde sea, eso ¿es lo de menos?: Zuckerberg lo tendría claro). Posibilidades en cuanto a noticias: qué están leyendo ahora los miembros de tu red, qué han leído en las últimas x horas, qué han recomendado. Posibilidades en cuanto a otros contenidos: buscador donde al algoritmo incumbente ahora (pagerank) tenga en cuenta parámetros de visita y de recomendación de los miembros de tu red.

¿Una visión demasiado simplificada de las cosas? Seguro. Aunque las cosas tienden a ser simples.
Imagino que por ahí estarán yendo los tiros ahora, o más o menos por ahí deberían ir.

Y mientras tanto, las grandes redes sociales y empresas de Internet siguen en sus particulares guerras por la información, los contactos y relaciones de cada uno de nosotros, nuestros usos de navegación, etc. (aunque la del e-mail de hoy entre Facebook y Google no haya llegado a ser tal al final, según parece).