martes, 13 de abril de 2010

El sector público ahoga al privado

En las reuniones con los responsables políticos del área de economía, ya me deben conocer como el del "crowding-out", o aquél que llama la atención, cuando ellos planifican su presupuesto, sobre el efecto expulsión que tiene el incremento de las necesidades financieras de la Administración sobre la capacidad de las empresas para acceder a ella. Esto es especialmente gravoso para las empresas en momentos de especial dificultad de acceso a la financiación bancaria como el presente

Aunque insistentemente me quitan la razón (realmente no sé porqué, porque esto está más que demostrado empíricamente) lo cierto es que los datos del Banco de España [pág 25] me la dan (desgraciadamente):  al final del ejercicio 2009, los créditos al sector público crecieron un 29,5% mientras que los créditos a empresas decrecieron un -4,3% (ver gráfica).

Al coste de oportunidad de las inversiones de la Administración, que ya comenté con la falacia del cristal roto y que generalmente se valora poco, se une un significativo efecto financiero sobre la actividad de las empresas. Así, en momentos de crisis como el presente, la Administración (que en la buena teoría keynesiana, defendida por los valedores de su decisivo papel en estos momentos, debería jugar un papel de dinamizador "anticíclico" [y con el cual, dicho sea de paso, coincido]), lo cierto es que desde el punto de vista financiero está generando varios efectos negativos:
  • Limitando por la vía indirecta el acceso a la financiación de las empresas, según lo señalado más arriba. Una reflexión adicional en este punto podría ser, por ejemplo, sobre el efecto final de las futuras medidas de apoyo a la financiación de las pymes, y que se financian con deuda comprada por bancos que tienen limitada  la financiación a las empresas (no me meto en las razones que tengan).
  • Incrementando de forma directa las necesidades de financiación de las empresas mediante un injustificado alargamiento de los pagos a las empresas (238 días de media en Ayuntamientos, según los Grupos Parlamentarios), generando unas necesidades operativas de fondos muy superiores a las que serían razonables, que llegan a asfixiar iniciativas empresariales viables.
  • Reduciendo la capacidad de competitividad mediante incrementos de impuestos, que a la postre requieren ser financiados y que reducen la inversión y, como consecuencia, la creación de nuevos empleos.

Parece de perogrullo recordar que el sector público se nutre de los recursos generados por el sector privado, y no parece oportuno que su gran capacidad para generar problemas al mismo, basado en su tamaño y poder, le ahogue de esta forma. Entre otras cosas, porque costará mucho esfuerzo y tiempo recuperar todo lo que ahora se pierda.

lunes, 5 de abril de 2010

Recuerda quién eres

I was going to post it in Twitter, because it's been in Twitter where I have seen it, reading a blog written in english that I've found via @Mertxe (her blog). But I've prefered to post it in both places, the blog and twitter.

Remember who you are.  Everyone has his best (or worst) moment to remember it to him/herself. I will print it (maybe a surrender to the analogic) and stick close to the screen of my laptop, where I can see it and remember. I don't know... I think sometimes it helps to ask yourself the right questions.

(This short english post is a small tribute to my close friend Alvaro, whose blog is written in English and always encourage me with the language)