jueves, 7 de enero de 2010

Indicadores económicos curiosos


Con tantas y tan malas noticias económicas, me apetece comenzar el año en el blog con algo un poco más ligero, y por eso comentaré, sólo por curiosidad, sobre algunos "indicadores económicos" particularmente simpáticos:

- Índice Big Mac: elaborado desde 1986 por The Economist y basado en el precio de la conocida hamburguesa en los distintos países, parte de la premisa que adquirir un bien semejante en distintos países debe suponer un esfuerzo económico también semejante. Partiendo de la idea de que existe Paridad de Poder Adquisitivo (PPA) y contrastando el precio de la hamburguesa en cada país, podremos constatar así si una moneda está sobrevalorada o devaluada respecto al resto. Por supuesto, no se trata de un índice económico fiable ni predice exactamente nada, pero es un relativamente buen indicador de los costes de la vida de un país y da idea de por dónde se supone que debería ir la divisa en el futuro. En el último cuadro que he encontrado se puede constatar, por ejemplo, la conocida sobrevaloración del euro respecto al dólar, o el hecho de que el yen se encuentre artificialmente muy por debajo de su valor real, como muchas veces se denuncia.

- Lipstick index, o índice del lápiz de labios: El Sr. Lauder, de la conocida empresa de cosméticos Estee Lauder, puso de manifiesto en la crisis de 2.000 la correlación inversa entre ciclo económico y venta de lápices de labios. Cuanto peor estaban las cosas, más lápices de labios se vendían. Este indicador (que nunca ha sido valorado como fiable, por cuanto que se producen también incrementos de ventas en períodos de expansión económica) se basa en la idea de que en épocas de crisis es sustituye la compra de productos de estética más caros (ropa, zapatos) por cosméticos más baratos. La verdad es que sería bueno tener indicadores fiables de confianza que permitan aventurar posibles descensos de la demanda y, si no se vieran afectados por otros factores, el consumo de determinados productos podría ser un cierto indicador. [Esto me recuerda algo que me dijo un día el director general de un banco, y es que él tenía un indicador (para él) fiable de una pre-crisis, y era la demanda de tarjetas de crédito].

- El gorila Jacko: la verdad es que esto es una curiosidad económica y no un indicador. Jacko es un gorila de un zoo holandés que, según coma uno u otro plátano de entre los que le ofrecen en ciertas cestas, significa que se deben comprar o vender las acciones de las empresas que representa el plátano elegido. Así las cosas, resulta que Jacko es un enormemente buen asesor bursátil, pues desde el año 2.000 su cartera (puedes ver su cartera aquí) viene dando beneficios muy superiores a los del índice bursátil holandés. En 2009 ha tenido una rentabilidad del 67,6% frente a una revalorización del AEX holandés del 36%. Este ejemplo de decisiones por azar, pone de manifiesto que, en un mercado tan absolutamente al pairo de los "animal spirits" que dijo John Maynard Keynes, aún con los potentes ordenadores y sistemas de predicción (técnicos, fundamentales..), y aún con los enormes incentivos económicos que tiene elaborar modelos predictivos, el sistema del gorila genera rendimientos por encima del promedio.

2 comentarios:

Benito Castro dijo...

Todo estará peor ¿ o quizás no? cuando veamos al gorila Jacko comiéndose un big mac de plátanos con los labios pintados... Je, je. Buen año Félix.

Félix dijo...

O a lo mejor entonces empieza a fallar en sus predicciones, qué sabemos.

A ver si en algún zoo de España ponen a un gorila a hacer lo mismo y empezamos a ganar dinero en bolsa aquí :)