domingo, 15 de febrero de 2009

Segundo aniversario del blog

188 entradas y 730 días después, se cumple el segundo aniversario de este blog.

En plena adolescencia (ya que, a la velocidad con que se desarrolla la red, dicen que cada año vale por siete), el blog sigue casi como al principio: centrado en cuestiones empresariales pero sin enfocarse sobre un nicho concreto, donde los temas que se comentan no son aquellos de los que más sabe el autor sino al revés, aquellos por donde va discurriendo mi curiosidad en cada momento.

Del pasado año a éste, lo más destacado ha sido el cambio de dominio, que se produjo sin grandes problemas aunque me pusiera a cero el marcador de Technorati. A título personal, me he incorporado a algunas redes por las que no me sentía muy atraído al principio: Facebook, Twitter y alguna cosilla más. Aunque me entretienen, no consigo encontrarles excesiva utilidad (ni siquiera a LinkedIn, con todo lo maravilloso que dicen que es). Tampoco consigo (ni conseguiré) bajar de los 800 feeds sin leer en el reader, por lo que siempre voy con retraso en la conversación. 

Me acostumbré a recibir demasiada información sin por ello preocuparme en exceso; a veces olvido cosas importantes y a veces hago grandes descubrimientos. Y aunque he aprendido cómo ser más selectivo, sigo pensando que es difícil encontrar el grano entre la paja.

Me sigue encantando el papel (actúo como si perteneciera a la generación digital pero tengo reminiscencias "analógicas" :) 

Por último, me congratula que, aunque seguramente fuera el post más off-topic del blog, el artículo sobre Noel Odell haya contribuido a difundir la historia de este alpinista poco conocido, ya que se trata del artículo más visitado del blog: ha recibido visitas todos y cada uno de los días desde su publicación hace un año y medio. Hará una semana, él solo, tuvo más de 70 visitas en un día.

jueves, 12 de febrero de 2009

Mejor inventa tú (2)

Sigo con la reflexión que ya inicié de por qué, en la mayoría de las ocasiones, los inventores no obtienen los réditos de su invención. Suelen ser otros los que se benefician, mientras el inventor muchas veces fue de puerta en puerta o laminó todos sus ahorros intentando poner en marcha la comercialización de su idea.

Innovar es, en general, una actividad de mayor riesgo. A los riesgos de posicionamiento, tecnológico y de implentación, quisiera sumar ahora la duda sobre si será mi empresa la que obtenga el beneficio de mi innovación.

Para estudiar las posibilidades, existe un sistema de análisis, desarrollado inicialmente por D. J. Teece y denominado "Profiting from innovation" (PFI), que desarrolla una teoría sobre quién capturará el valor de una innovación en base a una serie de parámetros.

He elaborado este cuadro tratando de simplificar al máximo posible una disciplina compleja, para ofrecer una orientación sobre las opciones posibles.

En principio, se deben tener en cuenta dos factores:
  • Por un lado, el nivel de apropiabilidad de la innovación: quiere decir, si la innovación es fácilmente imitable. Los sistemas para dificultar la imitación suelen ser legales (patentes), si bien las empresas suelen además desarrollar barreras a la imitación (tales como la marca). Para determinar el nivel de apropiabilidad, también se debe medir la dificultad de la imitación: es obvio que hay productos más fáciles de imitar que otros por su complejidad o la mayor o menor facilidad de acceso y concreción de todos sus componentes.
  • Por otro lado, la arquitectura del sector: si es vertical quiere decir que la empresa participa en una gran parte de la cadena de valor, y si es horizontal, un gran número de empresas son necesarias para desarrollar el producto o servicio, aportando cada una de ellas una parte pequeña del valor del producto final.
Como digo, simplificando mucho la cuestión, las posibles alternativas serían:
  • Cuadrante 1: en principio, todo parece indicar que el innovador podría obtener sus beneficios de la innovación, si bien el incentivo a la empresa para innovar es bajo dado que su aportación al producto final es baja también. En estos casos, cualquier modificación suele llevar aparejada la necesidad de reestructurar la forma de montaje o parte de los estándares del producto, por lo que será difícil introducir innovaciones en este sistema, máxime si no se cuenta con la participación del principal actor en la cadena de valor. En mi opinión, habría pocos problemas para rentabilizar la innovación si supone un ahorro de costes; incrementará el poder de negociación del innovador, pero puede ser objeto de bloqueos por parte del resto de empresas intervinientes. La empresa innovadora podría considerar ceder parte del valor de la innovación a estas otras empresas. Una opción a considerar también podría ser desarrollar marca como un mayor valor adicional al producto total, si la innovación reporta ventajas claras para el cliente final. Una fuerte innovación puede desestructurar la composición de fuerzas en el sector en beneficio del innovador.
  • Cuadrante 2: ésta es la mejor opción y el innovador debería obtener la gran mayoría del valor de su innovación.
  • Cuadrante 3: en este caso, lo más factible es pensar que el valor de cualquier innovación irá a beneficio de aquella empresa que conforme el cuello de botella de la producción.
  • Cuadrante 4: cuando la protección ante la imitación es baja y la estructura es vertical, la empresa puede articular barreras adicionales como la marca, pero puede también apalancarse en aquellas actividades complementarias que supongan mayor rentabilidad en el proceso (aunque la innovación no se encuentre en ellas), bien desarrollándolas o bien adquiriéndolas. 

El otro día conocí a un inventor. Como otros, había inventado un producto que resolvía un aparente problema con un bajo coste. Con sus escasos recursos había desarrollado el producto, lo había registrado, había hecho el packaging y estaba intentando comercializarlo directamente. 

¿Por qué este señor, si no cambia su estrategia, no tendrá éxito en la comercialización de su innovación? Se trata de un invento ubicado en el cuadrante 4. Existe protección legal pero la imitación (ilegal o incluso legal modificando sustancialmente el diseño pero sobre la base de su idea original) es sencilla. Las empresas del sector desarrollan gran parte de la cadena de valor; dado que el coste y el valor de la innovación es bajo en términos económicos, y que se trata de un producto que complementa a otros existentes (herramientas) para mejorar su uso, es lógico pensar que la rentabilidad está en la comercialización del producto principal. 

Así pues, salvo que este buen señor pudiera comprar una empresa fuerte de producción de ese tipo de herramientas y obtener rentabilidad mediante la adición a las mismas de su innovación, difícilmente conseguirá tener rentabilidades relevantes antes de que su invento sea 'perfeccionado' por otros y adoptado, o bien sea definitivamente olvidado.

En fin, que esto de la innovación es la solución a todos los males del mundo mundial, pero tiene su aquel. 

lunes, 9 de febrero de 2009

Puesta en marcha de la Factoría de Emprendedores

Seguramente el nombre es demasiado pretencioso. Ojalá y fuera todo tan fácil como darle a la máquina de hacer empresarios. En todo caso, quiero dejar constancia que hoy se ha celebrado la primera reunión del patronato de la Fundación Factoría de Emprendedores de Castilla-La Mancha, donde se ha aprobado el plan de actividades para 2009.

La Fundación nace por el propósito de varias entidades de la región, principalmente la Junta de Comunidades pero también Universidades, Cajas de Ahorros, CECAM y AJE, de desarrollar un instrumento que coordine, ante el posible emprendedor, la mayor parte de las iniciativas que se están desarrollando de apoyo a la creación de nuevas empresas; e igualmente, para contribuir a promover el espíritu emprendedor, especialmente en la educación reglada.

Por el momento existe una página web http://www.factoriaemprendedores.com donde pueden descargarse algunas herramientas que ayuden a realizar el plan de empresa, así como información sobre actividades formativas, recursos, etc., que se irá ampliando próximamente.

En mi calidad de patrono y secretario de esa Fundación, cualquier sugerencia o iniciativa para contribuir a realizar mejor su labor será bienvenida.

Según hemos analizado en CECAM, los problemas de acceso a la finación son el principal obstáculo a la hora de poner en marcha un nuevo proyecto empresarial. Entre otros instrumentos, esperamos que en los próximos meses esté aprobada la constitución de una Sociedad de Garantía Recíproca, Aval Castilla-La Mancha, que se ha constituido por casi doscientas pymes con el apoyo de la Administración y las principales entidades financieras. Este instrumento servirá para avalar antes los bancos, entre otros, los proyectos de nueva empresa. 

Y aunque no son buenos tiempos para la lírica empresarial, al menos habrá que ir sembrando para cuando lo sean.

martes, 3 de febrero de 2009

Crisis y más crisis ¿pero dónde estamos?

Sugerencia (por si a alguien le puede servir de algo): ubique su empresa en el lugar correspondiente. Si no lo tiene claro, colóquese en la parte inferior. No dé nada por perdido (pero sea cuidadoso con su patrimonio y su responsabilidad legal) y tenga en cuenta que se están generando nuevas oportunidades.

Si está en la parte derecha de la tabla tiene mucho a su favor (usted puede mirar a medio plazo mientras otros se centran en el corto), aunque seguramente muchos deberes por delante (la escalera de los deberes de su estrategia empresarial) y una obligación de no bajar la guardia. Podrá aprovechar mejor que otros los cambios del mercado y las oportunidades. Mire a su alrededor y trate de ver dónde estará su empresa dentro de un año. En teoría, debería tener mayor poder de negociación y cuota de mercado.

Si está en la parte izquierda, trate de minimizar al máximo sus operaciones, céntrese en aquellas inversiones que generen caja rápidamente y deseche cualquier inversión a medio plazo, focalícese en minimizar sus necesidades operativas de fondos (necesidades de stocks, plazos de pago...), renegocie con proveedores y financiadores (si es posible), reduzca sus costes al mínimo, no sólo reduciendo costes fijos y variables poco productivos, sino depurando los procesos. Y no se ciegue por su posición de ventaja competitiva: sus prioridades son ahora a corto plazo.

lunes, 2 de febrero de 2009

Frases (10)

La competencia ya no será entre grandes y pequeños, sino entre rápidos y lentos.
Nikesh Arora
Vicepresidente senior de Google

Esta frase da muchísimo juego para hablar de estrategia empresarial, de crisis, de marketing, de tecnología... A título de ejemplo: ¿se puede ser grande y rápido? ¿aprovechan realmente las empresas pequeñas la ventaja de su rapidez? ¿es esta frase aplicable a todos los sectores?; es decir, ¿las economías de escala no siguen siendo una gran ventaja en muchos de ellos?; ¿es la economía de escala equiparable a la economía de red en las propuestas de valor 2.0?...