lunes, 12 de enero de 2009

Innovación individual o de grupo

Dos conclusiones resumen el artículo que publicaba el NY Times bajo el título "For innovators, there is brainpower in numbers":

- Se confirma (al menos en una inicial aproximación empírica) lo ya sabido: que la creatividad y la innovación surgen mejor del trabajo en red de profesionales de diferentes perspectivas (esto de las perspectivas es importante, como ya dijimos tiempo atrás) antes que del trabajo en solitario del innovador. Y no significa esto sólo que el trabajo en equipo sea mejor que el trabajo individual, sino también que el trabajo en red que favorece y representa pequeños pero constantes avances ofrece mejores resultados incluso que el trabajo en grupo tradicional. La mejor innovación no son unas pocas y formidables ideas, sino una concatenación de pequeñas ideas, fomentadas por una cultura de trabajo adecuada.

- El brainstorming como herramienta de trabajo en equipo no es eficaz: las personas que participan en él muchas veces supeditan las propuestas que realizan a su interés personal en la empresa, lo que hace que muchas propuestas no se realicen por temor a ser juzgados o que las mejores se reserven para cuando pueda obtenerse mejor rentabilidad personal de las mismas.

5 comentarios:

Fubieta dijo...

No estoy plenamente de acuerdo. Hoy no puedo desarrollar el argumento en detalle pero por documentar mi opinión únicamente decir lo siguiente.

En ambos casos podemos negar la efectividad de las medidas (o considerarlas muy efectivas y necesarias). La realidad es que en ambos casos dependerá de la sinceridad de la aplicación de las herramientas. Quiero decir que el trabajo en equipos multidisciplinares genera avances (quantum leap) en innovación si está bien moderado y los equipos participan con autonomía, libertad y reconocimiento de las aportaciones tanto individuales como en grupo. Pero lo mismo ocurre con el brainstorming.

El brainstorming deja de ser eficaz cuando no es "sincero" P.e. en organizaciones que no creen que sea algo útil equiparar las opiniones de distintos elementos de rango profesional diferente (si al final se impondrtá la idea del "superior", para que propondré mis ideas si no se me van a reconocer, por qué debo dar ideas si el que está conmigo cobra el doble,...).

Lo que quiero decir es que considero el brainstorming como muy (MUY) eficaz si está bien aplicado. Esto es, sistema abierto a las ideas (cualquier idea), todas pueden ser buenas y se hará caso de las más apoyadas, no deben existir preferencias según jerarquía dentro de la organización, se deben implementar las ideas incluso en contra de la opinión del superior jerárquico, se parte de una base de igualdad en el origen de las ideas.

Félix dijo...

Fernando, seguro que tienes la razón; tú sabes mucho más de esto que yo y tienes una larga experiencia. A mí también me sorprendieron los resultados de ese estudio. En todo caso sí puedo decir que he investigado un poco y he visto un gran número de informes y artículos que critican la efectividad de la herramienta brainstorming por éstas o parecidas razones desde hace veinte años.

Si me permites bromear un poco, te diría que me alegra que a pesar de los años sigas manteniendo esta convicción en la bondad de los seres humanos y en la bondad de las organizaciones. Con el paso del tiempo nos vamos convenciendo a la fuerza de que una cosa es lo que en teoría debería funcionar si el mundo tuviera los valores que nos inculcaron y funcionara como debe, y otra distinta es cómo en realidad funciona. El brainstorming debería funcionar en organizaciones perfectas donde se dan todos esos parámetros, pero raramente existen organizaciones perfectas.

Fubieta dijo...

No Felix, yo cada vez sé menos cosas, cada descubro nuevas cosas que desconozco y la razón no es cuestión de tenerla o no, como diría un gallego "depende", Y en este caso también.

Efectivamente. Conozco de manera directa casos de "brainstorming" fallidos en grandes organizaciones y pequeñas, industriales y de servicios. Pero sigo creyendo (iluso de mi, tal vez) que es una herramienta útil y efectiva pero que el proceso debe estar bien planteado para que fructifique.

Félix, al final las organizaciones son personas y como tal cada actividad dentro de las organizaciones debe de cuidar en detalle quién hace qué, quien lidera qué tarea, quién participa en cada grupo de trabajo.

Como declaración de intenciones y para terminar por hoy, yo creo en las personas y soy un enamorado de la cooperación y confío en la capacidad de cada individuo para proponer acciones que sirvan para mejorar las organizaciones en casi todos los ámbitos. Pero también creo que las personas necesitan disponer de todas las herramientas necesarias incluyendo formación, tiempo, autonomía, capacidad de decisión, recursos, etc.

Félix dijo...

Comparto plenamente tu declaración de intenciones. No obstante, no sé si es que estoy demasiado ácido, pero no estoy demasiado convencido de que las organizaciones sean exclusivamente la suma de los individuos que la forman. Parecen tener una cierta vida propia y, desde luego, una moral algo más laxa que la de sus componentes; todo ello mediante la suma de muchos componentes (efecto masa, obediencia debida mal entendida, desajuste de los intereses individuales y de grupo, falta de comunicación, indefinición o malentendidos en cuanto a objetivos y valores, etc., etc.)

No obstante, también puedo asegurarte que todavía me sorprendo a mí mismo muchas veces de mi propia candidez.

Anónimo dijo...

Cierto es que la tormenta de ideas es una herramienta eficaz de gestión, e incluso de apoyo a la innovación, pero el contexto empresarial no es el más adecuado para aprovechar las oportunidades que ofrece. Sino, pensemos cada uno de nosotros en nuestro propios entornos laborales donde, por motivos obvios, estamos en un ambiente "inóspito", con gente que a priori no hemos elegido, y donde siempre, aunque no queramos, existe cierta (al menos) competitividad que conduce directamente al miedo al ridículo o no quedar bien. Así, no cabe duda, que nuestras opiniones, ideas, respuestas... van a estar condicionadas totalmente por el otro.

COmo todas las técnias: depende del objeto de estudio, el contexto..y sobretodo de sí disponemos de la posibilidad de disponer de otras técnicas para poder utilizarlas en combinación. Entonces sí puede ser eficaz, incluso en ambientes en principio más hostiles.

Mannuel