martes, 30 de diciembre de 2008

Empezar con un fin en la mente

Ahora que empieza a ser tiempo de propósitos y de objetivos para el nuevo año ¿Por qué no dedicar el tiempo necesario a plantearse seriamente cuál es el objetivo vital que tenemos? No sea que al final nos pase como al de la maleta de este vídeo.

¿Cuántas vidas se han vivido en el mundo persiguiendo un fin que no era lo que realmente esa persona hubiera querido? ¿Cuántas veces el día a día, la presión, la falta de planificación vital, nos orientan hacia unos objetivos que no están alineados con nuestros principios? ¿Y a cuántas cosas renunciamos para conseguir ese fin, si es que lo logramos?
En mil libros, películas... que recogen la sabiduría de una vida entera, he leido o escuchado: he gastado toda mi vida en pos de un sueño equivocado. Y eso cuando hay un sueño identificado, pues en ocasiones nuestro objetivo nos lo ocultamos a nosotros mismos o seguimos sencillamente la inercia.

En el fondo, vale la pena "gastar" unos minutos o unas horas, días o semanas, en preguntarse qué es lo que realmente uno quiere, antes de darse cuenta del error cuando no queda ya demasiado tiempo de reacción. Ya lo decía el filósofo aquel.



El vídeo, vía t-orienta
Título del post basado en el hábito segundo de Stephen Covey

lunes, 29 de diciembre de 2008

Frases (8)

No soy lo que fabrico ni lo que vendo; soy el valor que aporto.

Frase propia, referida a las empresas.

viernes, 26 de diciembre de 2008

Mejor inventa tú

Dejad que las tropas de los innovadores desembarquen en las playas y sufran las pérdidas; si esperáis un poco y los seguís, podréis recoger los beneficios en santa paz.


El profesor de Yale escribió esto refiriéndose a Bill Gates, a quien llamaba el Bing Crosby de la tecnología, que fue número uno del billboard reeditando estrofas y canciones ya realizadas previamente.

Microsoft tomó desarrollos que ya existían, los reelaboró, los empaquetó y conquistó el mundo de la tecnología.

En general, las capacidades que se necesitan para hacer triunfar un producto en el mercado son totalmente diferentes de las que se precisan para desarrollar una invención. Es el que llamé riesgo de posicionamiento: ¿comprendará el cliente el valor de la nueva propuesta y estará dispuesto a pagar por ello?

Algunas de las razones del fracaso, cuando una persona o empresa desarrolla un nuevo producto:

- Porque se necesitan conocimientos y actitudes que no existen. Se necesita entonces "educar" al consumidor, lo que es enormemente costoso, al alcance de unos pocos.

-  Porque se  precisan productos o servicios adicionales que no existen o no están suficientemente introducidos en el mercado (caso, por ejemplo, de la burbuja tecnológica de 2000, cuando las redes no tenían suficiente ancho de banda para acoger las propuestas de los desarrolladores)

- Que haya que crear el mercado: que el producto cubra una necesidad no cubierta o se cree una nueva, con la ingente capacidad de recursos financieros que han de destinarse a este fin. Esto es el motivo de fracaso de un enorme porcentaje de las innovaciones.

- Que se lance a un mercado equivocado: esto ocurre en muchas ocasiones; un producto se concibe para una necesidad concreta pero no tiene especial éxito en el mercado para el que se concibió; sin embargo posteriormente se adapta a una nueva necesidad con gran éxito. Este ejemplo podría ser el de Nespresso, un sistema que ha estado más de veinte años en propiedad de Nestlé pero al que hasta ahora no se le había encontrado el mercado ni la forma de comercializarlo. En su día se concibió para dar servicio a colectividades; el rotundo éxito actual tiene que ver con el mercado doméstico unido a un enorme esfuerzo publicitario.

- Que el mercado no esté preparado: por razones económicas, sociológicas, etc.

- Estándares y economías de red: que el mercado sólo admita un ganador, el estándar. En ese caso, ante la competencia que inevitablemente surgirá, es preciso ser endiabladamente más rápido y más capaz de crear alianzas para conseguir ese "monopolio" antes que lo haga el otro. 

Un ejemplo, de entre miles, de inventor sin éxito: el inventor del karaoke.

sábado, 20 de diciembre de 2008

Feliz Navidad

Aunque este año me parece a mi que está pasando un poco más desapercibida, es Navidad.

Os dejo este video que vi a amalgama y que espero que despierte una sonrisa. Mr. Bean es el niño grande; a veces sería bueno volver a ser todos un poco niños, o al menos recuperar algo de aquella inocencia.



Y si quieres ver la Navidad desde otra perspectiva de humor, te dejo también este vídeo musical de la película Love Actually. La canción más vendida en Navidad aquel año (fictio, claro).

Pues eso, Feliz Navidad :)

martes, 16 de diciembre de 2008

De crisis a recesión

Hoy tres personas conocidas mías han perdido su trabajo. Las tres me lo han contado cada uno por su lado. Pertenecen a sectores y localidades diferentes. No se conocen entre ellos.

La crisis económica supone "ajustes necesarios". Lo malo es que esos ajustes involucran a personas con nombres y apellidos, con familias, con sueños e hipotecas.

Un recesión es cuando tu vecino pierde su empleo; una depresión es cuando lo pierdes tú.
Harry S. Truman

La "escuela" de los animales

Transcribo la fábula "La escuela de los animales" de R. H. Reeves. Cómo la lógica de la administración educativa que desprecia las diferencias puede llevar al absurdo.

Una vez, los animales decidieron que tenían que hacer algo heroico para solucionar los problemas de un “nuevo mundo”, de modo que organizaron una escuela. Adaptaron un currículo de actividades consistente en correr, trepar, nadar y volar. Para facilitar la administración todos los animales cursaban todas las materias.

El pato era excelente en natación, mejor incluso que su instructor, y obtuvo muy buenas notas en vuelo, pero pobres en carrera. Con el objeto de mejorar en este aspecto tenía que quedarse a practicar después de clase, e incluso abandonó la natación. Esto duró hasta que se le lastimaron sus patas de palmípedo y se convirtió en un nadador mediano. Pero el promedio era aceptable en la escuela, de modo que nadie se preocupó, salvo el pato.

El conejo empezó a la cabeza de la clase de carrera; sin embargo tuvo un colapso nervioso como consecuencia del tiempo que debía dedicar a la práctica de la natación.

La ardilla trepaba muy bien hasta que comenzó a sentirse frustrada en la clase de vuelo en la que el maestro le hacía partir del suelo en lugar de permitirle bajar desde la copa del árbol. También sufrió muchos calambres como consecuencia del excesivo esfuerzo y le pusieron apenas un suficiente en trepar y un insuficiente en correr.

El águila era una alumna problemática y fue severamente castigada. En la clase de trepar llegaba a la cima del árbol antes que todos los otros, pero insistía en hacerlo a su manera.

Al final del año, una anguila anormal, que nadaba muy bien, también corría, trepaba y nadaba un poco, tenía el promedio más alto de la escuela y le correspondió pronunciar el discurso de despedida.

Los perros de la pradera quedaron fuera de la escuela y cuestionaron por qué la administración no incluyó en el currículo las materias de cavar y construir madrigueras. Pusieron a sus cachorros a aprender con el tejón, y más tarde se unieron a marmotas y topos para inaugurar una escuela privada de gran éxito.

viernes, 12 de diciembre de 2008

Un gobernante con un talonario

Qué buena cosa para los gobernantes que, en momentos de fuerte recesión como el presente, considerada insuficiente la política monetaria, los economistas aconsejen insistentemente una política fiscal expansiva (básicamente, gastar más; - aunque cabe también la opción de rebajar los impuestos, pero esa ni se plantea-).

Esta mañana he tenido ocasión de escuchar al Presidente del Gobierno en la Asamblea General de CEOE. Nos ha contado con bastante detalle la espectacular cantidad de miles de millones de euros que el Estado tiene previsto gastar para introducir liquidez en el sistema financiero y para tratar de hacer llegar esa liquidez a las empresas.

Sólo apuntar dos cosas:

- Reformas estructurales: las recetas que se están adoptando son muy costosas económicamente, son necesarias para poder salir de la crisis, pero también son exclusivamente coyunturales. Quiere decir que son imprescindibles e inaplazables para poder salir, pero no nos garantizan que podamos retomar la senda del crecimiento a medio plazo. Para ello, es preciso afrontar de una vez por todas las reformas estructurales que se necesitan y que tienen que ver con el mercado laboral y con la imprescindible mejora del sistema formativo, entre otras. Estas medidas tienen más costes en términos políticos que económicos.

- Coste de las medidas previstas: como decía, nada mejor para un responsable público que una llamada de atención para que empiece a gastar. Si ya lo hacen cuando se les aconseja lo contrario, cuando alguien les anima...

Esta mañana una persona me comentaba sobre el coste en términos de deuda de las medidas que se están adoptando. Va a ser muy grande en términos de PIB. Pero hay que tener en cuenta que a ellas se unirá el decrecimiento de los ingresos tributarios y el incremento del gasto anticíclico. Y además, nuevas y nuevas medidas que se vayan ideando. Me acordaba de un suceso de hace unos años:

El director de la sucursal de la Caja de Ahorros del pueblo convenció con mucho esfuerzo a un señor para que ingresara sus ahorros en la entidad, los cuales se habían conservado siempre bajo un ladrillo de su casa. Para pagar (entonces no se estilaban mucho las tarjetas) le entregó un talonario de cheques y le enseñó a utilizarlo. Con cierto temor al principio, nuestro protagonista empezó a hacer uso del mismo para realizar sus pagos. Pronto tomó gusto al sistema y, al poco tiempo, su cuenta estaba en números rojos.

Cuando el director le llamó para comentarle la situación de descubierto de su cuenta, éste al principio no le comprendía, hasta que finalmente el director le dijo:

- En resumen: que le debes dinero al banco.

Nuestro hombre le contestó:

- ¡Ah! ¿Era eso? Pues espera, que ahora mismo te firmo un talón.

Pues eso, que a ver hasta donde será capaz de estirarse la chequera del Estado.

jueves, 4 de diciembre de 2008

Frases (7)

En los momentos de crisis, sólo la creatividad es más importante que el conocimiento.
Albert Einstein

Crisis = Cambio = Oportunidad

lunes, 1 de diciembre de 2008

Innovación: centrar el tiro, ponerle etiquetas, avanzar

Sigo empeñado en que, si queremos ayudar a que se avance en el tema de la innovación, en la concienciación, el fomento, en el cómo hacerlo, etc., hay que centrar un poco mejor el tiro, aunque sólo sea desde un punto de vista didáctico.

Con esto de que todos podemos escribir, y además achicharrar la red de contenidos es gratis, cada cual contamos lo que pensamos y, a quien lo lee, si no está muy ducho y va buscando soluciones, a veces le orientamos pero la mayor parte de las veces le desorientamos. Máxime cuando algunas veces, cuando se habla, parece que se aspira a resolver los problemas del mundo mundial (como critica Miguel). Por supuesto que esto no pasa sólo en la red, pero se nota más en la red.

Centrando un poco el tema: lo que para un tipo de innovación es algo imprescindible, para otros casos puede ser hasta contraproducente. Y si para innovar en algunas cuestiones se necesitan centros de investigación, para otras se necesita pizarra, rotulador y ganas. Así pues, es preciso huir de la generalización y empezar a poner algunas etiquetas para saber concretamente de lo que estamos hablando.

Y es que, como he dicho en otras ocasiones, creo que el saco de la innovación es muy grande y caben muchas cosas: de hecho, cualquier cambio relevante que genere valor para el cliente y rentabilidad para la empresa. Ahí es nada.

Algunas sugerencias de etiquetas que deberían siempre añadirse a la palabra innovación en la explicación o ejemplo de que se trate:

- de producto
- de proceso
- de servicio
- en modelo de negocio
- en valor
- en mercado (canal, marca, experiencia de cliente, posicionamiento)
- disruptiva
- incremental
- radical
- abierta

Algunas deberían poder combinarse; por ejemplo: abierta, disruptiva y de producto.

Ya sé que éstas son las clases de innovación que conocemos y que además se pueden incluir otras. Pero el lenguaje es importante; porque generalmente cada uno tendemos a ver la misma realidad desenfocada por nuestros propios esquemas mentales, y si a ello añadimos que ni siquiera somos conscientes de que estamos hablando de realidades diferentes, hablaremos mil años y no llegaremos a nada. Ponernos de acuerdo en el significado de las palabras que usamos es muy importante, sobre todo si esa palabra tiene mil aproximaciones diferentes.

Otra reflexión adicional: intentemos avanzar. Los lugares comunes son muy bonitos pero aportan poco. Ante un gran auditorio cualquiera puede decir sin temor a equivocarse:

- Es imprescindible un cambio de modelo, donde se avance en productividad a través de la innovación. La innovación es ahora la clave.
- De acuerdo. ¿y?...
- Pues.... ¿?

Por favor, seamos prácticos. Demos pasos; avancemos.