viernes, 29 de agosto de 2008

Cambios en el blog

Estoy haciendo algunos cambios, lo que podría dar algún problemilla durante los próximos días. Por el momento mantengo la imagen en general pero el cambio más notorio es el de dirección, que deja de ser fpeinado.blogspot.com y pasa a ser felixpeinado.com

Para evitar pérdidas, desde la antigua dirección se redirecciona automáticamente a la nueva.

Pido disculpas por las molestias que supone el cambio de dominio y por si en alguna ocasión no funciona el blog o algo falla.

jueves, 28 de agosto de 2008

De Sinatra a la formulación de estrategias empresariales innovadoras

Me vuelve a enviar mi amigo David un artículo de los que a él y a mi nos gustan, escrito por Manuel Conthe en Expansión el pasado lunes y que el autor publica en su blog: Sinatra y los accidentes. Lo que hace atractivo intelectualmente al artículo en cuestión y a casi todas las Crónicas Mínimas de Conthe es que se trata de un verdadero encaje de bolillos de diversas y variadas disciplinas científicas sobre un mismo tema común: en este caso, la archidebatida cuestión de las causas y los efectos.

Así, identifico en su artículo el Derecho, la Economía, la Historia, la Física, la Biología y la Sociología. Podríamos añadir también al debate, se me ocurren, algunas otras disciplinas adicionales que participan de esta cuestión como la Psicología, la Cosmología o la Filosofía.

Revela Conthe en sus artículos un basto conocimiento y una gran capacidad para interrelacionar los aprehendido, lo que a su vez pone de manifiesto su gran formación, su disposición a ampliarla y su inteligencia.

Pero no todas las empresas tienen la suerte de poder contar con personas así que (campana de Gauss) son escasas y, consecuentemente (oferta/demanda), caras.

Soy un convencido de que, para la resolución de problemas complejos y especialmente para el diseño de nuevas estrategias que saquen a la empresa del océano rojo, es necesario un acercamiento multidisciplinar a las cuestiones. Esta nueva visión desde esa perspectiva "out of the box" encontrará interrelaciones entre las materias y planteará soluciones no imaginables desde otra óptica más cercana o más parcial.

Hago aquí un paréntesis para incidir sobre las soluciones basadas en la interrelación de disciplinas. Anoche mismo leía a Jeffrey Sachs, profesor de la Universidad de Columbia y especialista en la resolución de crisis económicas graves, quien para estos supuestos ponía en relación claramente la actividad de su mujer, la medicina, con la suya, la economía, desarrollando su propuesta de una "economía clínica". Novedosa aproximación que por lo menos a él le da de comer y que ha contribuido quizás a convertirle en una de las 100 personas más influyentes del mundo, según la revista Time.

En las empresas si, como hemos visto, es difícil disponer de personas generalistas (sirva esto de tercera reivindicación de los que somos generalistas), esta aproximación más amplia a una nueva planificación estratégica (a la innovación en el modelo de negocio) ha de hacerse necesariamente mediante trabajo en equipo multidisciplinar. Para ello se han elaborado metodologías como el Design Thinking, que ya refería tiempo atrás hablando de innovación en empresas grandes.

Modestamente, se me ocurre así apuntar a los autores de la Estrategia del Océano Azul, una vía adicional a las seis que citan en su libro para la redefinición de las fronteras del mercado: la de la visión multidisciplinar. O al menos un elemento adicional a incluir en la metodología que describen para la elaboración del mapa estratégico.

¡Ah! ¿Que no has leído lo del Océano Azul? Deberías hacerlo. En todo caso, a los océanos azules y la innovación en valor dedicaré al menos un comentario en los próximos días.

Te dejo por ahora una buena presentación que amplía alguno de los conceptos expuestos.

miércoles, 27 de agosto de 2008

Calcula tu huella ecológica

Si todo el mundo tuviese el mismo régimen de vida que yo tengo, necesitaríamos 3,5 planetas para poder vivir. Y una persona que viaje bastante en coche y avión y resida en una gran ciudad consume energía para que, si todo el mundo tuviera ese estandar de vida, se necesitasen más de 10 planetas como la tierra para poder vivir.

Puedes calcular tu propia huella ecológica en myfootprint.org (y otra versión parecida para niños).

Algunos llaman ya a la era en que vivimos como el "antropoceno", aquella en que los cambios climáticos vienen producidos por la acción del hombre.

En Castilla-La Mancha estamos trabajando en un Pacto contra el Cambio Climático, que ayude a que los ciudadanos tomemos conciencia y, en la parte que a CECAM le corresponde, para que las empresas que adoptan medidas de reducción de emisiones o residuos puedan diferenciarse ante el consumidor y obtener con ello ventajas competitivas.

He estado analizando listados de acciones que un ciudadano normal puede afrontar para contribuir a la reducción de emisiones de gases de efecto invernadero y, entre algunas más evidentes referidas especialmente al transporte y al consumo de energía doméstica, como mera curiosidad indicaré una que me ha parecido particularmente llamativa: alimentarse en mayor grado de frutas y verduras, dado que las vacas son una de las principales fuentes emisoras de metano :) y la producción de su carne es muy intensiva en el uso de energía basada en carbono.

Y aunque la cuestión del calentamiento global sigue siendo debatida, existen numerosas razones adicionales de sostenibilidad y puramente económicas que aconsejan la mejora de la gestión energética y de los residuos.

Algunas posibles ventajas a nivel empresarial de una gestión medioambiental destacada sobre la competencia:

- Aunque tienden a incrementarse, son posibles reducciones de costes y claras reducciones de riesgos (seguros, sanciones...)
- Eventual incremento de beneficios al acceder a nuevos consumidores que discriminan lo verde.
- Generando tecnología o know-how que permitan ocupar nuevos espacios y nuevos mercados que surjen alrededor de esta cuestión.
- Valor intangible de marca, reconocido por el consumidor, Administración, etc. (RSE)

Sin embargo, las empresas no pueden esperar que el ser verde sea equivalente a éxito. Generalmente los mercados aún no están suficientemente maduros en este aspecto, y raramente las empresas pueden pensar en obtener un sobreprecio por ser proactivos en esta materia.

domingo, 24 de agosto de 2008

Dos imprudencias históricas

La película "Hacia rutas salvajes", dirigida por Sean Penn, narra la historia real de Christopher McCandless, un joven norteamericano que al terminar sus estudios universitarios se lanzó a la aventura: sin despedirse ni comunicar nunca con su familia, recorrió medio Estados Unidos sin dinero, generalmente haciendo auto-stop.

Cumplió su sueño de dirigirse a la zona más agreste y solitaria posible, en Alaska, y adentrarse para vivir en solitario sin prácticamente recursos, donde terminaría muriendo de inanición. Si viviera, en la actualidad McCandless tendría mi edad.

La historia tiene para mí dos vertientes: la primera es la del viaje iniciático, experimentar una forma de vida y una búsqueda de una sabiduría, algo que el protagonista parece no encontrar pues, aunque no parece tener problemas para las relaciones humanas, considera que éstas entorpecen el camino del ser humano hacia la felicidad. Por esta vertiente de vida solitaria y sin rumbo ha sido un personaje conocido y hasta mitificado.

La segunda forma de ver la historia es la de la absoluta imprudencia y la de la creencia de que sólo con pretenderlo se consiguen los fines que uno se propone. McCandless se adentró en una zona desértica y helada de Alaska sin ninguna preparación, sin medios y ni siquiera un mapa de la zona. Cuando quiso salir de su aislamiento, sencillamente no pudo hacerlo porque un río le cortaba el paso de vuelta. Murió por no saber que había un puente a escasas millas.

Su historia me recordó a la no menos curiosa de Maurice Wilson, un británico que en 1934, 19 años antes de que Tensing y Hillary ascendieran el Everest, decidió escalar la mayor montaña del mundo en solitario. Para ello hubo de aprender a pilotar aviones, compró una avioneta y, a pesar de los consejos de su instructor, voló en solitario hasta la India (lo que ya de por sí representaba una tremenda proeza), se introdujo de incógnito en el Nepal y, sin ninguna preparación, formación ni equipo, se lanzó a escalar la montaña, falleciendo de frio en el intento. Su cuerpo fue encontrado dentro de su tienda de campaña a 7.450 metros de altitud.

Maurice Wilson actuaba convencido de que podía probar al mundo que todo podía conseguirse practicando el ayuno y la oración. Chris McCandless actuaba influenciado por la literatura de Henry David Thoreau y convencido de la necesidad de probarse a uno mismo en situaciones de extrema dureza.

Se me acaban las vacaciones y, a pesar de haber declarado abierto el blog, poco he escrito. Por las vacaciones, son los temas ahora un tanto "off topic".

Me gustaría ser alpinista aunque nunca lo he sido; me gustaría subir el Everest, pero no tanto como para el esfuerzo que supone la preparación, y desde luego no lo subiría sin prepararme. Me gustan las rutas salvajes, pero también disfruto mi trabajo. También me gusta disfrutar de mi familia y mis amigos. Me gusta leer, la informática, la astronomía. Me gusta volar a vela...

- Como viaje iniciático, me parece formidable el libro Siddhartha, de Herman Hesse, con una razonable aproximación a la filosofía oriental.

- Otra historía más constructiva sobre el Everest en este blog: la historia de Noel Odell.

jueves, 7 de agosto de 2008

Nueve millones de bicicletas en Pekín

Para quien no la conozca (yo lo hice por casualidad hace un par de meses) os presento a Katie Melua, para mi todo un descubrimiento. Esta cantante georgiana criada en Reino Unido ha editado ya tres álbumes que no tienen desperdicio ninguno de ellos, donde interpreta blues, jazz, soul y hasta country. Muy bueno para escuchar en la tranquilidad de las vacaciones.



Y para leer sin mayores pretensiones también en vacaciones, aconsejable el libro de Eduardo Mendoza, El asombroso viaje de Pomponio Flato, una historia de detectives mezclada con evangelio apócrifo de Jesús, donde no se salva de la crítica inteligente ni el apuntador.

martes, 5 de agosto de 2008

Nuevos valores: consigue inmediatamente aquello que desees

A vueltas con la generación Y (con sus conocidos valores promedio: individualismo, infidelidad laboral, etc.) y pensando en la que viene, como quiera que se vaya a llamar la generación de los ya nacidos en el siglo XXI, me voy el otro día con mi hija al cine a ver Kun Fun Panda, película de animación infantil con un argumento muy original: chico descontento con su vida es elegido por el azar y el destino para salvar a todo su pueblo, y a pesar de su nula preparación en artes marciales, de su baja forma física y de competir por tal honor con jóvenes que llevan estudiando kung fu desde el vientre de su madre, en 24 horas le sale la vena de maestro del karate y consigue estar preparado para enfrentarse al malo y salvarles a todos, con grandes aplausos, regozijo general y nombramiento automático como jefe de todo el cotarro.

Destacan en positivo algunos valores como la amistad, el respeto a los mayores o la humildad. Pero lo más llamativo de la película y su valor central no es la idea de que "cualquiera puede conseguir lo que se proponga...", sino la coletilla final de la frase "...sin esfuerzo".

Vale que sólo es una película infantil de verano, pero mal vamos si esto es lo que les vamos enseñando a los niños de siete o de diez años. Tampoco les hubiera costado nada a los guionistas que Po (así se llama el protagonista) se hubiera tirado una temporadita haciendo abdominales, practicando y aprendiendo. Vamos, lo que es la vida misma.