viernes, 30 de mayo de 2008

Produciendo emprendedores

Está de moda hablar de emprendedores y de emprendedurismo, palabra ésta última que por cierto no existe en la lengua española y que es una traslación libre de la inglesa entrepreneurship, referida a la práctica de poner en marcha nuevos negocios en respuesta a necesidades identificadas, tal y como lo definen en Wikipedia. Será, seguramente, que a pesar de los esfuerzos, todavía no hemos conseguido poner suficientemente en valor la palabra empresario.

Pues bien, para emprendedores o empresarios noveles, la pasada semana se celebraba en Albacete el Día del Emprendedor, actividad ésta muy bien traída que intentaba acercar a los jóvenes los dispersos recursos que existen para ayudar, en alguna medida, a la puesta en marcha de un nuevo proyecto, y para animarles a ellos y a la comunidad educativa a este respecto. La principal novedad fue la presentación, que se había anticipado en Toledo dos días antes, de la Factoría de Emprendedores, un proyecto también muy interesante promovido desde la Administración para concentrar en un solo lugar virtual la información y recursos disponibles, así como los esfuerzos de diversos actores que trabajamos de una u otra forma en esta materia.

Hice hace ya unos años mis pinitos en aquello de montar mi propia empresa y viví en carnes propias la desoladora situación de desinformación y problemas variopintos que una persona encuentra para poner en marcha un proyecto empresarial. Trámites administrativos tediosos, falta total de asesoramiento, escasez de financiación… fueron los principales problemas de entonces. Hace escasamente un año, con motivo de otra iniciativa parecida, y a pesar de los casi quince años de diferencia transcurridos, comprendí que, salvo por aquellas cuestiones que puedo sortear por la experiencia o la formación posterior, un joven de hoy tendría parecidos problemas a los que me encontré entonces.

Sin restar ninguna importancia a todos y cada uno de los factores que desmotivan o dificultan la creación de una nueva empresa por una persona joven, me gustaría destacar como prioritaria la absoluta necesidad de una formación adecuada para la actividad empresarial. Durante mucho tiempo, acostumbrados a los empresarios hechos a sí mismos, hemos concluido que una persona con conocimientos técnicos de un área o de la metodología y operativa de una actividad, podía ejercer eficientemente una actividad empresarial. Y efectivamente, ello viene siendo así durante mucho tiempo y tenemos destacados ejemplos de este tipo de perfiles, muy dignos de elogio por otra parte.

Pero en el mundo empresarial altamente competitivo al que cada vez más nos estamos acostumbrando, una persona no puede empezar una iniciativa empresarial que persiga cierta proyección dando palos de ciego, movido sólo por la ilusión de una idea, sin unos conocimientos en cierta profundidad de estrategia empresarial, de marketing, de finanzas o de gestión de personas.

Por fortuna, España cuenta con algunas de las mejores escuelas de negocio del mundo. Es ésta una ventaja competitiva para nosotros. Algunos de los destacados empresarios de Castilla-La Mancha que han recibido actualización de su formación lo han hecho en estas prestigiosas escuelas. Para lograr una generación puntera de nuevos empresarios sería muy aconsejable alcanzar acuerdos con estas instituciones y con otras escuelas internacionales europeas y norteamericanas, con becas públicas, para convertirnos así en una verdadera factoría de nuevos empresarios.

Este artículo lo firmo hoy en Negocio&Estilo de vida.

martes, 27 de mayo de 2008

Chiki-chiki, marketing viral y "speed marketing"

Pasado de golpe el boom de no mucho más de tres meses de duración del chiquilicuatre y su canción de Eurovisión, unas someras reflexiones sobre el fenómeno desde el punto de vista que nos interesa, el punto de vista empresarial:

- En primer lugar, e independientemente de los gustos, es un claro éxito de marketing viral. El buzz marketing muchas veces no funciona pero en ocasiones como éstas sí, donde se unen una cuestión aparentemente divertida o llamativa, un medio de comunicación muy potente como es la televisión y el fenómeno de las comunidades en Internet concretadas en Myspace. Mejor que yo explica este fenómeno Benito Castro.

- Lo que destacaría personalmente es que pienso que es un caso paradigmático de marketing a toda velocidad (que por darle un tono más marketiniano he decidido llamarle "speed marketing" ;), el cual merecería la pena ser estudiado con detalle, una vez conocidos los resultados económicos del fenómeno.

Es decir, partimos de un proyecto que no se sabe si quiera si va a funcionar, con un porcentaje relativamente elevado de que no sea así. A partir de ser elegida como canción candidata (seguramente con total sorpresa para sus promotores de El Terrat) se debe poner en marcha toda una batería de acciones de marketing convencional, especialmente en TV e Internet, y de marketing no convencional, tratando de obtener la máxima rentabilidad a toda clase de productos fabricables en un período excepcionalmente corto de tiempo.
Cada día que pasa es un día perdido. Especialmente porque lo que tú no hagas ya se encargará otro de hacerlo (fabricante de guitarras de juguete, de camisetas, de pegatinas, especialista en politonos, etc) y estaría bueno que generases el producto y las rentabilidades se las llevaran otros (cosa que ocurre muchas más veces de las que pensamos).

En fin, a ver si alguien tiene ganas y elabora un inventario de acciones de comunicación y promoción realizadas y resultados conseguidos; estará curioso de ver.

Algunas reflexiones especialmente interesantes y explicaciones sobre el fenomeno chiki y el marketing en:

- Blog de marketing del IE: la fugacidad de las marcas, muy interesante la idea de marcas de cortísima duración y reinvención constante. Esto necesitará unos procesos muy bien diseñados y una alta capacidad para generar innovación.
- Javier Mas: estrategia o falta de ella
- El blog de marketing: velocidad, o te mueves o caducas
- Voces de marketing: errores de posicionamiento y canal. Me encanta esta última; explica estupendamente el porqué del descontento general de los amantes del concurso, supuesto público objetivo.

Donde he visto mucho marketing también, demasiado, ha sido estos días en una visita a Eurodisney, donde la figura de Mickey Mouse está tan archiexplotada (hasta en las pizzas) que si no llega a ser por el cariño infantil que le tengo y porque sólo estuve tres días, si me la llego a encontrar en algún sitio más le termino cogiendo manía. Están al límite de que la idea de sacarle provecho a las emociones y los sueños de los clientes se convierta en un arma arrojadiza en su contra. Al menos a mí me pasó. A pesar de todo, no he podido evitar ser el orgulloso poseedor de una preciosa camiseta con su imagen original de 1929, comprada allí. Uno también tiene su corazoncito.

viernes, 16 de mayo de 2008

En base a qué contratar a un directivo

Los headhunters hacen su trabajo de cazadores de cabezas: buscan lo más rápido posible a un candidato lo más ajustado al puesto, intentando equivocarse lo menos posible.

Como seguramente no tienen información muy precisa sobre las habilidades y competencias necesarias para el puesto, y evaluar a los candidatos en sus habilidades, en sus competencias y en su capacidad de desarrollo, es enormemente difícil, costoso económicamente y con altas posibilidades de errar el tiro, lo mejor es ir a lo seguro: cojo a un directivo de la competencia, que no sólo tengo seguro que la metodología del tema ya se la conoce, sino que además incluso seguramente se traerá su tarjetero con clientes, proveedores nuevos, etc.

Seguramente faltan herramientas de suficiente garantía como para arriesgar la contratación de un directivo basándose sólo en sus competencias y posible desarrollo.

Pero creo entonces que es una manera un tanto simplona de afrontar la cuestión; no valoro sus capacidades sino sólo lo que trae en su portátil (lo sé, estoy simplificando todo mucho...)

Me pregunto si eso condena a un directivo para toda la vida a trabajar en un sector. Una persona que ha demostrado habilidad para desarrollar exitosamente un proyecto en una empresa del sector X creo que, con el necesario conocimiento de la operativa (que no creo que tarde tiempo en adquirir) puede reproducir o mejorar los resultados en el sector Y.

Una persona proveniente del mismo sector puede ser que dé resultados más inmediatos. Pero una persona proveniente de otro sector realiza aportaciones especialmente valiosas; una de ellas sería una aproximación diferente a los problemas, un acercamiento más crítico a los procesos, a los productos, a la forma de aportar valor, una visión out of the box (perdón por el palabro, pero es la única vez que no sé cómo decirlo exactamente en castellano). A fin de cuentas, el primer paso para la innovación.

Otro ejemplo más del binomio riesgo/beneficio: contratación de un técnico del mismo sector=bajo riesgo y menor beneficio; contratación de un técnico de otro sector=alto riesgo y posibles beneficios mayores.

Sirva la presente como reivindicación de los generalistas.

jueves, 15 de mayo de 2008

Viene la guerra de precios

La crisis actual y la crisis que se nos avecina: por ahí van todas las conversaciones ahora. En esta situación considero previsible una fuerte guerra de precios en algunos sectores, necesariamente perjudicial para la gran mayoría de las empresas. En mi opinión, los sectores más proclives:

- Actividades con grandes costes fijos y productos con escasa diferenciación, actividades industriales que además han incrementado fuertemente su capacidad, para así responder a una demanda creciente y que se encuentran ahora con escasas salidas como no sea acometer nuevos productos, nichos o abordar mercados internacionales. Dado que en algunos casos eso no es posible por la aportación de los costes del transporte al coste total, es fácil que la salida en estos sectores, salvo oligopolios que pacten no agresiones, sea una guerra de precios.

- Actividades con escasas barreras de entrada, tales como por ejemplo los profesionales de actividades anexas a la construcción, donde ejercer la actividad sólo requiere la formación o la experiencia y una escasa inversión. Cabe pensar que personas que pierdan su empleo en estos sectores se autoemplearán, con menores costes de explotación que las empresas ya establecidas. El exceso de oferta generará igualmente una guerra de precios que perjudicará a todos.

Las guerras de precios perjudican a la generalidad del sector pero benefician a los más fuertes financieramente, quienes concluida la batalla recogen la cuota de mercado de quienes no pudieron sobrevivir.

Una reflexión adicional sobre la crisis: un porcentaje nada desdeñable de los empresarios que ahora se enfrentan a ella nunca han conocido una, ya que una crisis generalizada no se produce desde 1992-94, hace 14 años. Quiere esto decir que empresarios de hasta 40 años de edad no han conocido los enormes impagos, la dificultad de la financiación bancaria, los obstáculos legales insalvables para atacar la morosidad y las decenas de cuestiones que han de tenerse en cuenta en estos casos.

¿Soluciones? Siempre hay. Épocas revueltas son épocas de oportunidades. Lo que hay que pensar hoy sin falta es si se decide capear el temporal (que tiene muy mala pinta) con el modelo de negocio actual aunque con los debidos ajustes en los costes, o si se deben producir cambios sustanciales y cómo afrontarlos.

lunes, 5 de mayo de 2008

Declaro DEFCON-2

Las diez y media de la noche, trabajando y mucho que hacer todavía hoy. La percepción de que no llegas, de que fallas por no poder llegar, reivindicaciones de más atención y más presencia, y la sensación de tener infinidad de frentes abiertos a los que no puedes atender debidamente. Todo ello unido a nuevos proyectos personales y profesionales, que se unen y complementan los actuales. Pulso el botón de stop en el blog y en el lector de feeds. Declaro DEFCON-2, como ya hiciera hace un tiempo.