lunes, 1 de diciembre de 2008

Innovación: centrar el tiro, ponerle etiquetas, avanzar

Sigo empeñado en que, si queremos ayudar a que se avance en el tema de la innovación, en la concienciación, el fomento, en el cómo hacerlo, etc., hay que centrar un poco mejor el tiro, aunque sólo sea desde un punto de vista didáctico.

Con esto de que todos podemos escribir, y además achicharrar la red de contenidos es gratis, cada cual contamos lo que pensamos y, a quien lo lee, si no está muy ducho y va buscando soluciones, a veces le orientamos pero la mayor parte de las veces le desorientamos. Máxime cuando algunas veces, cuando se habla, parece que se aspira a resolver los problemas del mundo mundial (como critica Miguel). Por supuesto que esto no pasa sólo en la red, pero se nota más en la red.

Centrando un poco el tema: lo que para un tipo de innovación es algo imprescindible, para otros casos puede ser hasta contraproducente. Y si para innovar en algunas cuestiones se necesitan centros de investigación, para otras se necesita pizarra, rotulador y ganas. Así pues, es preciso huir de la generalización y empezar a poner algunas etiquetas para saber concretamente de lo que estamos hablando.

Y es que, como he dicho en otras ocasiones, creo que el saco de la innovación es muy grande y caben muchas cosas: de hecho, cualquier cambio relevante que genere valor para el cliente y rentabilidad para la empresa. Ahí es nada.

Algunas sugerencias de etiquetas que deberían siempre añadirse a la palabra innovación en la explicación o ejemplo de que se trate:

- de producto
- de proceso
- de servicio
- en modelo de negocio
- en valor
- en mercado (canal, marca, experiencia de cliente, posicionamiento)
- disruptiva
- incremental
- radical
- abierta

Algunas deberían poder combinarse; por ejemplo: abierta, disruptiva y de producto.

Ya sé que éstas son las clases de innovación que conocemos y que además se pueden incluir otras. Pero el lenguaje es importante; porque generalmente cada uno tendemos a ver la misma realidad desenfocada por nuestros propios esquemas mentales, y si a ello añadimos que ni siquiera somos conscientes de que estamos hablando de realidades diferentes, hablaremos mil años y no llegaremos a nada. Ponernos de acuerdo en el significado de las palabras que usamos es muy importante, sobre todo si esa palabra tiene mil aproximaciones diferentes.

Otra reflexión adicional: intentemos avanzar. Los lugares comunes son muy bonitos pero aportan poco. Ante un gran auditorio cualquiera puede decir sin temor a equivocarse:

- Es imprescindible un cambio de modelo, donde se avance en productividad a través de la innovación. La innovación es ahora la clave.
- De acuerdo. ¿y?...
- Pues.... ¿?

Por favor, seamos prácticos. Demos pasos; avancemos.

3 comentarios:

Dioni F. Nespral dijo...

Me interesa muchisimo este post que has realizado. Entiendo que hay muchos gurus que lo llenan todo de obviedades o de posibilidades no alcanzables. Sin embargo, la realidad es otra bien distinta. La del dia a dia en la empresa.

La innovación, teoricamente está basada en conceptos aislados, que nadie se preocupa de poner en "orden". Pero tampoco nadie quiere ordenar la casa, no quiere asumir lo básico.

Y en esas circunstancias sí que creo que "grandes mensajes" despiertan las mentes de las personas que se han quedado aletargadas. Yo creo en la innovación práctica, y dependiendo de los clientes, bajamos hasta donde haga falta ( casi siempre a por papel y lápiz). Pero mi experiencia me dice que eso no se puede dar en las charlas o conferencias. En éstas es mejor lanzar uno o dos mensajes claros, que despierten la inquietud.

Siempre comienzo mis charlas indicando que a:) esto es sólo un breve análisis de las posibilidades. b) que no hay una receta unica. c) que me conformo con que la gente salga con dos ideas claras como mucho y d) que nos lo pasemos bien.

Como dices, la innovación tiene multiples vertientes, comenzando por la estrategia y el cambio de la organizacion. Solo trabajar esa base, es imprescindible para el cambio hacia una identidad innovadora que es lo que hará que cualquier empresa (peq, mediana o grande)vaya adaptándose a los cambios con otra visión y filosofía.

Uno de los errores más frecuentes es comenzar la casa por el tejado, y buscar soluciones fantasmagóricas. El segundo gran error es emplear recursos para definir misiones y visiones u otras estupideces que muchas veces hemos comentado. Hay que bajar de los mensajes a la realidad, a lo práctico, a la toma de decisiones que pongan rumbo, paso a paso a nuevas formas de gestión y de trabajo en las organizaciones e instituciones.

Por tanto,muy de acuerdo en el espíritu general, pero en desacuerdo por pensar que todos los conferenciantes vamos por los grandes mensajes, dejando a un lado la practicidad.

Acabo de regresar de unas charlas por Asturias y vuelvo a insistir en que son positivas, refuerzan las posibilidades de las empresas e instituciones y abren nuevos caminos.

Quizás en la mezcla de todo esté la virtud y entre todos, sobre todo los que podéis impulsar la realidad práctica de las cosas, podemos hacer avanzar la sangre de la innovación por todas las venas de las empresas.

Gracias por dejarme publicar el comentario en tu blog. Un abrazo

Félix dijo...

Hola, Dioni

Como seguramente habrás visto, mi ccomentario no se quiere referir a los conferenciantes que lanzan unas ideas pero que luego tienen claro que pueden bajar a la arena y saben cómo hacerlo, cómo ayudar a "avanzar". Ojalá hubiera muchos más como vosotros.

Estoy 100% de acuerdo contigo en que hay que seguir, y mucho, removiendo conciencias y lanzando ese tipo de mensajes.

Mi comentario se dirige a los que escriben dando por sentado que se trata de soluciones generales (cuando, como sabes las soluciones tienen que ser en cada caso) y también a quienes, teniendo grandes responsabilidades y recursos para ayudar a que las cosas sucedan, se limitan a lanzar esos grandes mensajes (necesarios siempre, como bien dices) pero no van mucho más allá, no avanzan más. Y de esos conozco unos pocos :)

Dioni F. Nespral dijo...

Gracias Felix

¿ Y cómo bajamos a las pymes? ¿Cómo ves las barreras existentes? Me gustaría que empezáramos un "Paso a paso real".

¿Cómo lo estáis enfocando por ahí?

Gracias