martes, 16 de diciembre de 2008

De crisis a recesión

Hoy tres personas conocidas mías han perdido su trabajo. Las tres me lo han contado cada uno por su lado. Pertenecen a sectores y localidades diferentes. No se conocen entre ellos.

La crisis económica supone "ajustes necesarios". Lo malo es que esos ajustes involucran a personas con nombres y apellidos, con familias, con sueños e hipotecas.

Un recesión es cuando tu vecino pierde su empleo; una depresión es cuando lo pierdes tú.
Harry S. Truman

3 comentarios:

Senior Manager dijo...

Hola Felix, si, es cierto, pero estos ajustes siguen siendo necesarios, pues de otra forma, seguir en la situación de falsa bonanza a la que nos habíamos acostumbrado nos hubiese hundido un poco más profundo. Yo mismo estoy sufriendo los ajustes y también tengo mucha genet alrededor que ha de ajustarse, es un proceso y hay que verlo como tal.
SM

Anónimo dijo...

Comentaba ayer con una amiga que hace unos meses perdió su trabajo, y que por primera se enfrenta a eso de estar en el "paro" que 2009 va a ser, sin duda, un año difícil, pero no imposible. He decidido que a partir de ahora este va a ser mi lema. Con realismo, con certeza de donde estamos, pero siempre con esperanza. Un esfuerzo que tenemos que realizar entre todos. Curiosidades o paradojas de la vida: se dice que 2009 va a ser el año de la desilusión, del cierre de pymes, del paro; pero no estoy de acuerdo: este año tiene que ser el año del trabajo, del trabajo duro, que nos permite seguir avanzando. Es el mejor camino.

Saludos.

Manuel.

Félix dijo...

Me parece formidable que las personas que realmente tienen el problema encima suyo tomen realmente las riendas y lo encaren. Probablemente quienes vemos las cosas desde fuera (en este caso, quienes tenemos trabajo), no somos los más indicados para aconsejar qué hacer. Pero que una persona que está sin trabajo adopte una postura en positivo me parece estupendo, y es realmente lo que hay que hacer.

Hace un mes entregamos los premios de CECAM, y en las intervenciones institucionales se hablaba de crisis. Pero los empresarios premiados, cuando hablaron, sólo hablaban de retos, de ilusión, de desafío.