lunes, 20 de octubre de 2008

Medida drástica para resistir la crisis de liquidez

Me comentaba días atrás un pequeño empresario que, dada la imposibilidad de acceder a financiación bancaria, quería poder mantener el tipo en la crisis con los mínimos recursos. De esta forma podría ponerse a una empresa en una especie de situación de "hibernación", con el mínimo uso de recursos imprescindibles para así sobrevivir hasta la "primavera".

No tengo demasiado tiempo para desarrollar la idea y renozco que necesita cierta explicación. A lo mejor suena extraña, pero es lo que dice la teoría. La idea en resumen sería reducir ventas (algo nada difícil teniendo en cuenta que la demanda se está reduciendo). En la medida en que para mantener un nivel alto de ventas necesito mucha financiación a corto (para financiar la caja mínima, el stock mínimo necesario y la financiación a los clientes), siempre que reduzca ventas reduciré esas necesidades de financiación externa.

Claro que una empresa no está para vender lo menos posible, dado que es de suponer que cada venta aportará un margen de contribución unitario que sirve para sostener los costes fijos y variables de producción, primero, y para generar el anhelado beneficio, después. Por ello no pueden reducirse las ventas sino, como mucho, hasta un punto en que, al menos, se cubran los costes fijos totales (los cuales deberían también reducirse en lo posible) más los gastos financieros.

En resumen y utilizando algunas palabras técnicas: dado que no obtengo financiación a corto y que el servicio de la deuda es superior al ROI, una solución para resistir dicha carencia, si no puedo incrementar mi fondo de maniobra con recursos propios, pasa por reducir mis costes fijos y reducir las NOF siempre que, en la parte que aportan las ventas, no se alcance el break even point.

Otros consideraciones sobre la crisis:

3 comentarios:

amalgamadeletras dijo...

Siempre ha sido una solución transitoria mantenerse en 'stand by' sin grandes estridencias, aumentar los recursos, etc. mientras la situación mejora.

Ahora bien, en muchos artículos que leo por ahí--y en amalgama he publicado algunos--las empresas comienzan a plantearse más seriamente reducir su masa de clientes; y esto, me suena a radical y ciertamente peligroso a la hora de remontar el vuelo. Siempre se ha dicho que al cliente debe mantenérsele vivo (aunque sea en standby o baja actividad gracias a estos tiempos).

Saludos,

Félix dijo...

Lo que pasa es que eso son "soluciones" para cuando ya no queda ninguna otra solución.

amalgamadeletras dijo...

Pero, ¿no nos han enseñado en las facultades y Escuelas de Negocios que los tiempos de crisis también lo son de oportunidades? Crisis ha habido muchas y, los que han destacado dentro de ellas, lo han hecho sin renunciar (es más, ampliando) su base de clientes. Estos planteamientos 'renuncistas' que toman muchos gerentes me suena a 'm... el último'.

A ver si tengo un momento y desarrollo algunas ideas que tengo recopiladas por ahí.

Nos leemos.