martes, 5 de agosto de 2008

Nuevos valores: consigue inmediatamente aquello que desees

A vueltas con la generación Y (con sus conocidos valores promedio: individualismo, infidelidad laboral, etc.) y pensando en la que viene, como quiera que se vaya a llamar la generación de los ya nacidos en el siglo XXI, me voy el otro día con mi hija al cine a ver Kun Fun Panda, película de animación infantil con un argumento muy original: chico descontento con su vida es elegido por el azar y el destino para salvar a todo su pueblo, y a pesar de su nula preparación en artes marciales, de su baja forma física y de competir por tal honor con jóvenes que llevan estudiando kung fu desde el vientre de su madre, en 24 horas le sale la vena de maestro del karate y consigue estar preparado para enfrentarse al malo y salvarles a todos, con grandes aplausos, regozijo general y nombramiento automático como jefe de todo el cotarro.

Destacan en positivo algunos valores como la amistad, el respeto a los mayores o la humildad. Pero lo más llamativo de la película y su valor central no es la idea de que "cualquiera puede conseguir lo que se proponga...", sino la coletilla final de la frase "...sin esfuerzo".

Vale que sólo es una película infantil de verano, pero mal vamos si esto es lo que les vamos enseñando a los niños de siete o de diez años. Tampoco les hubiera costado nada a los guionistas que Po (así se llama el protagonista) se hubiera tirado una temporadita haciendo abdominales, practicando y aprendiendo. Vamos, lo que es la vida misma.

7 comentarios:

Manuel R. García dijo...

Espero que los empresarios de las pymes se vayan dando cuenta de la que se avecina, además de trabajar para el cliente, van a tener que trabajar para el empleado, para que obtengan su salario sin esfuerzo. XD

Anita Patata Frita dijo...

A mi nadie me está regalando nada, creeme y tengo 24 añitos. Me queda una vida que luchar pero no me da miedo trabajar para llegar a mis metas.
Las generaciones venideras...ya son otro cantar pegado a un iphone

Anónimo dijo...

Se olvida, casi siempre, que a cada derecho corresponde una obligación (como mínimo) y, por ende, los logros han de ser consecuencia del esfuerzo y no de la carambola o el pelotazo. Es sabido que los seres humanos nos regimos, en general, por la ley del mínimo esfuerzo pero, caray, los medios de difusión (sobre todo para los peques) no debían fomentar estas vagancias, aunque si miramos la Ley de Educación en algo se parece a la película. Es triste.

Carlos Andreu dijo...

100% de acuerdo Félix. En mi post de la semana pasada decía lo mismo. La felicidad no puede ser gratis. Sin esfuerzo, es imposible ser feliz.
Lamentablemente esto no sólo se trasmite para los niños/jóvenes a través del cine. Muchos de los libros "de autoayuda" que leen los ejecutivos siguen el mismo patrón... "El millonario instantáneo", "El Secreto"...

Carlos Andreu dijo...

100% de acuerdo Félix. En mi post de la semana pasada decía lo mismo. La felicidad no puede ser gratis. Sin esfuerzo, es imposible ser feliz.
Lamentablemente esto no sólo se trasmite para los niños/jóvenes a través del cine. Muchos de los libros "de autoayuda" que leen los ejecutivos siguen el mismo patrón... "El millonario instantáneo", "El Secreto"...

Félix dijo...

Al final va a ser verdad que habrá que hacer un listado de libros de NO lectura obligada.

Silvia MV. dijo...

Al leerle a Carlos Andreu hablar sobre los libros de autoayuda, he recordado el libro "Más Platón y menos Prozac" de Lou Marinoff.

Creo que también debería haber libros de "SI lectura obligada" para depende que casos.

Aunque eso dependería por supuesto, de los gustos literarios de cada cual.