miércoles, 27 de agosto de 2008

Calcula tu huella ecológica

Si todo el mundo tuviese el mismo régimen de vida que yo tengo, necesitaríamos 3,5 planetas para poder vivir. Y una persona que viaje bastante en coche y avión y resida en una gran ciudad consume energía para que, si todo el mundo tuviera ese estandar de vida, se necesitasen más de 10 planetas como la tierra para poder vivir.

Puedes calcular tu propia huella ecológica en myfootprint.org (y otra versión parecida para niños).

Algunos llaman ya a la era en que vivimos como el "antropoceno", aquella en que los cambios climáticos vienen producidos por la acción del hombre.

En Castilla-La Mancha estamos trabajando en un Pacto contra el Cambio Climático, que ayude a que los ciudadanos tomemos conciencia y, en la parte que a CECAM le corresponde, para que las empresas que adoptan medidas de reducción de emisiones o residuos puedan diferenciarse ante el consumidor y obtener con ello ventajas competitivas.

He estado analizando listados de acciones que un ciudadano normal puede afrontar para contribuir a la reducción de emisiones de gases de efecto invernadero y, entre algunas más evidentes referidas especialmente al transporte y al consumo de energía doméstica, como mera curiosidad indicaré una que me ha parecido particularmente llamativa: alimentarse en mayor grado de frutas y verduras, dado que las vacas son una de las principales fuentes emisoras de metano :) y la producción de su carne es muy intensiva en el uso de energía basada en carbono.

Y aunque la cuestión del calentamiento global sigue siendo debatida, existen numerosas razones adicionales de sostenibilidad y puramente económicas que aconsejan la mejora de la gestión energética y de los residuos.

Algunas posibles ventajas a nivel empresarial de una gestión medioambiental destacada sobre la competencia:

- Aunque tienden a incrementarse, son posibles reducciones de costes y claras reducciones de riesgos (seguros, sanciones...)
- Eventual incremento de beneficios al acceder a nuevos consumidores que discriminan lo verde.
- Generando tecnología o know-how que permitan ocupar nuevos espacios y nuevos mercados que surjen alrededor de esta cuestión.
- Valor intangible de marca, reconocido por el consumidor, Administración, etc. (RSE)

Sin embargo, las empresas no pueden esperar que el ser verde sea equivalente a éxito. Generalmente los mercados aún no están suficientemente maduros en este aspecto, y raramente las empresas pueden pensar en obtener un sobreprecio por ser proactivos en esta materia.

3 comentarios:

eKaizen dijo...

Creo que las empresas deben girar hacia "el verde" por RSE, no por ganar en imagen.
Aunque como en todos los ámbitos de la vida, en este, también nos podemos encontrar con espabilados que aprovechen la tesitura para sacar tajada.
Un saludo

Félix dijo...

eKaizen,

¿no crees que una de las consecuencias de la RSE en una empresa es precisamente una mejora de su imagen de marca? No digo que sea la única, pero sí una de ellas.

Carlos Andreu dijo...

Félix
Hay una enorme empresa ingeniera de este país, de origen andaluz para más señas, que ha pedido a todos sus proveedores, que si quieren seguir siéndolo tienen que enviar un "certificado de sus emisiones" para el servicio que le prestan.
La idea parece interesante, pero a veces se roza el ridículo. Por ejemplo yo tengo que calcular mis emisiones por la preparación e impartición de una conferencia. Quizá en la impartición podemos sumar batería del PC, cañón, viaje en avión, pero ¿la preparación?.
Y no hay manera de evitarlo. O tienes certificado, o "no provees".
Feliz regreso!