lunes, 2 de junio de 2008

Víctima o protagonista

He tenido hoy la fortuna de escuchar la intensa experiencia personal de Gustavo Zerbino, uno de los 16 supervivientes del conocido accidente aéreo que se produjo en 1972 en la cordillera de Los Andes con 45 pasajeros a bordo, y que dio lugar al famoso libro ¡Viven! y posteriormente a una película, entre otras. Los supervivientes tuvieron que soportar durante 73 días circunstancias climatológicas de extrema dureza, a 4.800 metros de altura y con temperaturas de hasta 40º bajo cero, siendo muy conocida la circunstancia de que hubieron de recurrir a alimentarse de sus compañeros muertos para sobrevivir.

Han quedado muchas perlas de su intervención. Una de las más llamativas para mi ha sido el hecho de escuchar que la mejor noticia fue cuando oyeron por radio que se había suspendido la búsqueda. A partir de ese momento comenzaron a actuar distinto. De pensar que los vendrían a rescatar y tener una actitud pasiva, pasaron a la necesidad de admitir su situación para así actuar en consecuencia.

Tiempo atrás comentaba sobre el temor del ser humano al cambio. Pero los cambios están en nuestra vida, nos guste o no. Ante un cambio tenemos dos opciones: inhibirse, quejarse, lo cual no resuelve nada, o adoptar una actitud positiva, activa. No podemos quedarnos en el pasado ni tampoco tener miedo al futuro; sólo tenemos el presente y es en él donde podemos actuar.

Qué fácil parece y qué difícil. El resumen que hago de esta cuestión es el que nos comentaba hace un año en el IE en clase Ignacio Álvarez de Mon: víctima o protagonista. Víctima (de los demás, de las circunstancias...) o protagonistas de nuestra vida, asumiendo mis posibilidades, mis fracasos, no culpando a otros ni a mi mismo, teniendo la visión de lo que quiero y haciendo lo que debo hacer para conseguirlo.

Pilar Jericó, consultora, conferenciante, escritora y bloguera, que también ha intervenido en estas jornadas organizadas por la Asociación de Empresa Familiar de Castilla-La Mancha (a quien he de agradecer la invitación), ha dado muy bien forma a todas estas ideas y ha desarrollado una idea al hilo de la actitud "protagonista", la de NOMIEDO, que me gustará tratar con más detalle más adelante.

Dice Gustavo Zerbino: "los helicópteros hay que irlos a buscar".

9 comentarios:

alfredus dijo...

Felix,
no he tenido la oportunidad de escuchar nunca a Gustavo Zerbino pero tiene que ser brutal vivir algo así. En cualquier caso y como dice mi padre, las cosas no se hacen solas y creeo que de existir el destino no está hay hay que construirlo con lo cual si queremos llegar a nuestro objetivos no esperemos para ver que sucede tomemos las riendas.

Perdona, si me he liado un poco. Por cierto, si que he escuchado a Santiago Álvarez de
Mon (no se si en la CEP o en AECOC) y a Pilar Jericó en la CEP y son brillantes comunicadores.

intoku dijo...

PROTAGONISTA siempre. En relación a esto que escribes, os recomiendo la entrevista de la Contra de La Vanguardia de hoy. No tiene desperdicio!!! (se puede ver online).

Saludos,
Intoku.

Félix dijo...

http://www.lavanguardia.es/premium/publica/publica?COMPID=53471328219&ID_PAGINA=3746&ID_FORMATO=9&turbourl=false

Muchas gracias Intoku, pero creo que la entrevista que dices no está abierta on-line

Senior Manager dijo...

¡Vaya Félix! que gran experiencia el haber escuchado de primera mano esta esperiencia que ha traspasado las barreras de muchos paradigmas conocidos.

Benito Castro dijo...

Estimado Félix

Dices en tu post: "Ante un cambio tenemos dos opciones: inhibirse, quejarse, lo cual no cambia nada...". A este respecto pienso que la inacción no evita el cambio, el que sea. Lo que ocurre es que la persona que no es activa se encuentra con lo que otros, o las circnstancias, cambian por él.

Sólo tenemos opción de cambiar según nuestras ideas o intereses si somos activos. Es verdad que la decisión de estar activo en el cambio no es garantía de que éste se opere de la manera que quiséramos. Digo yo.

Félix dijo...

Benito, efectivamente tal y como estaba escrito inducía a error. No se trataba de evitar el cambio, sino de que, una vez ocurrido, no resuelven nada las quejas.

Camilo dijo...

Es una historia extraordinaria.
Hoy, Canessa y Parrado, quienes fueron los que cruzaron los andes en busca de ayuda son consultores de líderes de empresa.
Recuerdo una frase de Parrado muy buena; algo así: ya estaba todo perdido y lo que hacían era el acto de vivir por vivir (al realizar la hazaña)
Otra de las perlas de la historia es la del cambio del liderazgo en el grupo de rugbistas. Primero comienza a dirigir el que era el capitan del equipo, previo al accidente. El que luego se desmoronó. Al mismo tiempo empezaba a perfilarse un nuevo lider (Parrado) ante la nueva situación, completamente distinta al de un partido de rugby.
Un libro para no dejar de leer

Gimena dijo...

Hay un libro que tambien trata el tema, se llama De víctima a
protagonista
del filósofo Hugo Landolfi. Es muy recomendable.

Saludos y gracias por los artículos del Blog, Gimena

Félix dijo...

Gimena, muchas gracias por tu consejo y bienvenida.