martes, 24 de junio de 2008

El deseo de saber

Declaré DEFCON-2 y aún no he levantado la alerta. Se nota en las pocas entradas del blog. Las cosas siguen igual de liadas. No estoy seco de ideas; aparte de falto de tiempo, hoy sólo estoy un poco desilusionado. De hablar con grandes pensadores que no quieren escuchar, sólo hablar. Personas inteligentes pero cuyos prejuicios son como un enmarañado bosque, que no le permite ver tal como es el árbol que tienen más cerca. Con personas responsables de otros que sólo quieren ser responsables de sí mismos, aún a costa de los otros si hace falta. De la constante guerra de intereses particulares que siempre ha gestionado al mundo. Un poco desilusionado de cómo son las cosas. En fin, cosas que pasan y que hoy mismo se pasarán.

Me pregunto si es el deseo de saber un bien escaso.

Generalmente somos poco o nada conscientes de las grandes limitaciones de nuestro cerebro para interpretar la realidad, de nuestros sentidos para percibirla. Creo que, sea cual sea nuestra disciplina, o en nuestra vida diaria y nuestras relaciones con los demás, deberíamos ser conscientes de estas limitaciones. Una de estas limitaciones es el lenguaje, palabra grandilocuente que parece ser el primer paso a la inteligencia; sin embargo, ni realmente decimos lo que queremos decir ni el otro entiende exactamente lo que decimos. Es decir, el lenguaje sirve para creer que nos comunicamos, no para comunicarnos. La cantidad ingente de conflictos que se producen todos los días por no entender sencillamente esto.

Otras limitaciones tienen que ver con la forma en que percibimos nuestro entorno, y de singular interés es la forma en que nuestro cerebro interpreta lo que capta y cómo reaccionamos ante ello. Sería un gran avance para las relaciones humanas que los actores de las mismas comprendiéramos este funcionamiento y porqué nosotros o nuestros semejantes actuamos como lo hacemos. Tiene también algo que ver también con la empatía, esa habilidad tan escasa y tan necesaria.

9 comentarios:

Senior Manager dijo...

Te dejo un poco de aliento para que sigas escribiendo, aunque sea breve e intermitente y nos permitas disfrutar de pensamientos claros, arraigados y centrados que nos demuestran que aún queda gente que piensa con todo el cerebro y no sólo con la corteza.
Siempre encontramos personas, hechos y situaciones que nos confunden por su deshumanidad o por su crudeza, pero debemos ser conscientes de que el mundo es así de complejo, así que no sólo nos toca tratar de cambiarlo sino que debemos también abrazarlo tal como es de vez en cuando.

Camilo dijo...

me sumo a lo que dice S. Manager.
tomesé su tiempo señor

Fubieta dijo...

La reflexión rápida y corta de miras sería aconsejarte urgentemente unas vacaciones en la playa (o donde te apetezca) con los tuyos y lejos del mundanal ruido.

La mala noticia es que, a la vuelta el mundo sigue siendo este nuestro con sus limitaciones pero también con sus aspectos positivos y seguirá estando para que las generaciones a las que nos toca vivir en él lo mejoremos en beneficio de las generaciones que nos seguirán.

Pero de momento (coincido con S. Manager) este es el mundo y estas son las personas que nos han tocado y, al igual que en el ámbito de gestión de personas/equipos, debemos sacar el máximo partido de lo que tenemos entendiendo nuestras/sus limitaciones y en algunos casos mirando en los otros también más allá del camino que rodea al cercado que rodea al bosque que contiene ese arbol que seguro contiene la semilla de algo que bien cuidado y regado germinará en otro algo maravilloso. Y que nos gustará estar cerca para verlo crecer.

Juan Martínez de Salinas dijo...

Hola Félix,

Excelente reflexión.

Efectivamente a veces la realidad nos supera. La vida es un teatro en la que tenemos que interpretar nuestro papel de la mejor manera posible. Teniendo que lidiar en el mismo con los otros protagonistas que no podemos elegir, pero con los cuales tenemos que interactuar para continuar nuestro camino.

A veces un descanso va bien para ver y tomarse las cosas desde otra perspectiva.

Saludos,

Silvia MV. dijo...

Félix, coincido con las primeras palabras de Fubieta, descanso, mente despejada, relax e intentar desconectar del problema.

A mí me ocurre que cuando escribo de una manera tan personal y profunda sobre algo, y he captado mucho sentimiento en tu entrada, es porque las preocupaciones, los pensamientos nos invaden de cierta manera que tenemos que explotar mediante letras, en este caso, los que tenemos un blog.

Me ha gustado mucho tu reflexión sobre el lenguaje y sus formas "comunicamos y comunicarnos"

Como dices, ya verás que esas cosas hoy mismo se pasarán.
La desilusión por las cosas, afortunadamente es fugaz...

Kike dijo...

Suerte Felix. Con eso de los pensadores que no quieren escuchar me ha recordado a Bukowski, te lo dejo pegado:
"...he visto últimamente a demasiados intelectuales, estoy harto ya de esos ingenios insignes que tienen que soltar diamantes cada vez que abren la boca, estoy harto de luchar por cada espacio de aire libre para la mente, por eso es­tuve apartado de todos tanto tiempo, y ahora, al volver a ver a la gente, descubro que debo volver a mi cueva, hay otras cosas además de la mente: hay insectos, y palmeras y pimenteros de mesa, y yo tendré un pimentero de mesa en mi cueva, para reírme. "

Félix dijo...

Muchas gracias por vuestras aportaciones. He notado afecto en ellas. Aunque al principio pensé que no era así, cabe dentro de lo posible que note la cercanía de las vacaciones. Está siendo un ejercicio especialmente intenso en trabajo y proyectos nuevos.

Lilian dijo...

Hola Felix..
coincido totalmente contigo... me alegra saber que alguien mas se da cuenta de la falta de interes por el conocimiento y mas aun saber que no caeras en lo mismo y que estaremos haciendo lo que nos toca..

Félix dijo...

Hola Lilian. Bienvenida por aquí.