viernes, 28 de marzo de 2008

"Nuevas oportunidades en épocas inciertas" en Negocio & Estilo de Vida

Un empresario de éxito a quien leí hace poco decía que una empresa no debe modificar sustancialmente su estrategia en épocas de desaceleración económica como la actual. Puedo intuir que el argumento para esta afirmación es que la estrategia es a largo plazo y las recesiones son coyunturales. Independientemente de que pueda estar más o menos de acuerdo con lo anterior, o al menos matizarlo, lo que sí considero una realidad es que una época de cambios como puede serlo el presente cambio de ciclo económico, viene a representar claramente nuevas oportunidades. No en vano, la anhelada ventaja competitiva se genera siempre por un cambio; cambio que puede ser interno generado mediante innovación, o externo, por circunstancias del mercado, precio, competencia… Y puestos a tratar de adquirir una nueva ventaja competitiva, parece menos costoso hoy, que abundan los cambios, hacerlo aprovechando la segunda circunstancia que la primera (a la que, no obstante, no parece inteligente renunciar).

Es lógico pensar que para poder adquirir una de esas nuevas ventajas competitivas, es preciso contar al menos con dos capacidades: la de percibir la información y la de la flexibilidad y rapidez de adaptación. Centrándome en la primera de ellas, siempre he considerado que una empresa debe estar permanentemente atenta, no sólo a los cambios que se producen en su entorno más próximo, sino además a las nuevas tendencias globales, las cuales pueden ofrecerle, con suficiente imaginación, también nuevas oportunidades.

Así pues, en esta época incierta, además de las más obvias oportunidades que puedan surgir como consecuencia de la eventual desaparición de competidores, de la adquisición de nuevos negocios o clientes, de recursos que otros no han podido sostener por insuficiencia de liquidez, de talento que queda libre…, disponemos también de las oportunidades que nos brindan las nuevas tendencias de comportamiento, la mayoría de las cuales están identificadas y son periódicamente actualizadas por diversas instituciones y entidades. A título orientativo, considero de relevancia las siguientes:

- Nuevos perfiles de los consumidores: por un lado, se abre la posibilidad al desarrollo de mercado mediante una marea de nuevos consumidores, en un incremento sin precedentes (se esperan 1.000 millones de nuevos consumidores en los próximos diez años) y que tiene su origen fundamentalmente en Asia. Ya no existe sólo un mercado local que puede ser invadido por otros; existe el Mercado global con mayúsculas, que puede ser conquistado por nuestras empresas. Por otro lado, en mercados maduros pero de alto interés como el europeo y el norteamericano, se acentúan las diferencias entre grupos de consumidores, lo que abre una clara oportunidad a la identificación y explotación de nuevos nichos.

- Desbordamiento del sector público: especialmente en lo relativo a la atención a la tercera edad y la dependencia.

- Sostenibilidad: potenciación de las energías limpias, nuevas oportunidades en la búsqueda de la eficiencia energética. En Castilla-La Mancha sabemos mucho de esto.

- Gestión del talento: la captación y retención del talento es hoy por hoy la mayor preocupación de los directivos europeos; caben oportunidades en el diseño de herramientas para ponerlo disponible, para localizarlo, para mantenerlo, para formarlo.

- Nuevas formas de relacionarse en Internet: la web 2.0 ya no son páginas ni portales, son individuos que se interrelacionan, comunidades que crean opinión, personas que se dejan aconsejar antes por otros usuarios que por expertos, diálogos entre las empresas y los consumidores, nuevos canales de marketing más personalizado y reducciones de costes que hacen posible la “long tail” para empresas pequeñas y ágiles.

Publicado hoy en Negocio&Estilo de Vida.

5 comentarios:

alfredus dijo...

Felix,
se han vivido tantas epocas inciertas en la historia.... y siempre encontraremos personas o empresas que han sabido encontrar su espacio en momentos de crisis. No se muy bien si es que se hace de la necesidad virtud o encontrar estas oportunidades responde a una estrategia clara de negocio (como todo, será un poco de cada). Ahora bien el cambio tambien se llevara por delante al que no sepa/pueda adaptarse, esa destrucción de tejido es casi, casi el paradigma de la selección natural.
Enhorabuena por tu consolidación como columnista.

Félix dijo...

Por suerte (y sólo en algunas ocasiones por desgracia) en economía sólo sobreviven los más fuertes, refiriéndome con fortaleza a los más capaces. Son épocas interesantes porque agudizan el ingenio, fomentan la innovación, generan un nuevo panorama que abre nuevas ocasiones de demostrar la valía de muchos. Cuando hay ajustes son siempre duros, básicamente porque afectan a personas en muchos de los aspectos de sus vidas. Personalmente sufrí hace 15 años los efectos de uno de ellos.

eKaizen dijo...

A mi también me tocó hace unos años pero eso es agua pasada. como siempre has estado acertado y claro.
Comentas en tu columna algo referente a la potenciación de las energías limpias y la eficiencia energética. ¿Cuál es tu opinión en lo referente a las actuales políticas sobre las eneregías renovables?.
Gracias y un saludo

Félix dijo...

ekaizen, has hecho una buena pregunta, que como todas las buenas preguntas se hacen en dos líneas y necesitas muchas páginas para contestarse. Muy, muy, muy en resumen te diré que las veo fundamentales pero, con la tecnología actual y lo que se prevé a corto plazo, claramente insuficientes para abastecer las necesidades que tenemos. Creo que en muchas ocasiones se está haciendo demagogia con un tema que es crucial para la pervivencia y desarrollo de cualquier economía.

eKaizen dijo...

Las buenas respuestas también se dan en 2 líneas. Estoy de acuerdo.