viernes, 8 de febrero de 2008

¿Por qué no innovan las Pymes? (y III)

Termina aquí la mini serie de comentarios sobre algunas de las causas por las que no innovan muchas Pymes.

Causa 4: Know how

Por si el riesgo y las dificultades para financiar, tanto con recursos ajenos como propios, no fueran suficientes barreras, nos encontramos con la falta de “saber hacer”. Qué mirar, por dónde empezar, quién te ayuda, cuál es la herramienta o la metodología…

Está claro que no es fácil y que la forma de afrontar el proceso de innovación no está claramente sistematizado. No hay recetas mágicas y, de hecho, depende de cada caso. Cuando el pequeño empresario escucha cosas como que hay que innovar en el proceso de llevar a cabo la innovación, o que hay que aplicar la “innovation management” termina de convencerse de que esto seguramente no es para él. Ello genera una clara incertidumbre que, salvo que se despeje, sólo se ve forzado a superar cuando la situación le obliga a hacerlo, esto es, cuando está en quiebra su modelo de producción tradicional por la presión de la competencia.

Análisis del entorno y prospectiva: la mayoría de las empresas realizan dicho análisis de forma no estructurada, viendo las tendencias en su actividad e intuyendo cómo los nuevos competidores, productos o procesos le pueden afectar. Sin embargo la falta de tiempo y la priorización de los aspectos operativos sobre los estratégicos hacen que el pequeño y mediano empresario analice esta cuestión de forma tangencial, más para percibir qué amenazas pueden producirse que para buscar nuevas oportunidades.

Transformación de una idea en un producto o servicio que aporte valor: aunque la idea esté ahí, generalmente se desconocen o se carece de experiencia en cuanto a los mecanismos para llevar a cabo una investigación. Dado que contar con área de investigación propia no es rentable por la baja economía de escala de una empresa pequeña, se suele contar con apoyo externo, lo cual supone una complejidad en la medida en que existe la barrera del desconocimiento, de los diferentes intereses e incluso del distinto lenguaje.

La empresa se enfrenta también a nivel interno con una falta de cultura y una resistencia y dificultad en la necesaria modificación de los procesos.

Lo bueno de esta barrera de la falta de saber hacer es que se resolverá (relativamente, todo hay que decirlo) con el tiempo, a medida que se produzca un efecto demostración de unas empresas sobre otras y éstas adquieran su propia experiencia en este campo.

Posts anteriores sobre este tema:

Causa 1: alto riesgo

Causas 2 y 3: rentabilidad de inversiones alternativas y acceso a la financiación externa

5 comentarios:

intoku dijo...

Buena cuatrilogía, gracias. Cuando se trata de un "gigante" porque cuesta moverse, y cuando es una pequeña, por miedo, al final nadie innova!

Esto me recuerda a aquello de que quien tiene el poder no tiene la solución y el que tiene la solución no tiene el poder, unos por otros y la casa sin barrer...

Por cierto Félix, aquel video de liderazgo y Kurt Lewin que querías poner en el blog ya vuelve a estar operativo, lo puedes coger del post:

http://pensarsentiryactuar.blogspot.com/2007/07/de-tal-lder-tal-equipo.html

Saludos,

Intoku.

Camilo dijo...

Lo cierto es que las empresas que se mantienen, son las que innovan o crean. Hasta las más clásicas lo hacen. Hay obviamente una cuestión sociológica que motiva al cambio. Un viejo dicho dice que: "renovarse es vivir" y creo que es cierto en lo que hace a empresas. No hay que confundir tampoco bienes de consumo con "obras clásicas" como la Biblia por ej. Un bien clásico no cambiará. El consumo si. Cambian los hábitos, tendencias, ideologías, etc.
El que no cambia... muere
(una opinión)

Anónimo dijo...

Hola, es la primera vez que entro en esta bitácora. Mis comentarios son de viernes por la tarde, relajados y sin mayor ánimo. ¿Gestion de la innovación en Castilla-La Mancha?, buena cosa, pero prefiero antes salir a pasear, dar un rodeo.

En la iglesia de Carpio de Tajo, pueblo de Toledo, se lee el salmo: "el Señor quiere ser recibido siempre con cánticos nuevos". (Quito Señor y pongo Cliente). No hay momento más innovador en la religión que la muerte, cambio radical. Innovar es morir.

(suponiendo que cambiar e innovar sean lo mismo. El Salmo está tallado a los pies del coro, según entras a la derecha)

Si cruzamos las opiniones de "empresas como personas" (15 de enero, primer párrafo) con "saber como innovar" (8 de febrero, idem)que habla también de intangibles humanos, sale entonces que lo inimitable es reproducible.

(y no me parece desacertado, la verdad, no por la teórica, sino porque al final comparece la palabra experiencia)

Por lo que veo en C-LM, creo que ganas no faltan a cada vez más pymes. El punto débil, modestamente me parece: cómo subir al círculo virtuoso, algo así como saltar en una cama elástica y no tener donde agarrarse cuando se está arriba en el aire. Pero salto hay, que en C-LM me parece hoy por hoy lo más valioso. Empresas dubitativas, y no tanto, aceptan el riesgo de su idiosincrasia y van en busca de estabilidad en el salto. ¡¡No se fían de cambiar-morir, quieren innovar-cantar¡¡

mecanismos electricos dijo...

Hola! ¿Cómo estan?
Muy buena la información...
Saludos!

maquinaria hosteleria dijo...

Hola chicos,
Mi opinión es la misma que ha comentado Camilo tiempo atrás, hay que "hay que renovarse para vivir", y es muy cierto, en la forma empresarial como personal, hay que innovar, cambiar estilos, adaptarnos, todo va mutando y debemos seguir el hilo de estos cambios.
Saludos y muy buena la nota