lunes, 4 de febrero de 2008

¿Por qué no innovan las Pymes? (I)

Una pequeña serie de comentarios sobre innovación, desarrollando algunas de las causas que, desde mi experiencia, hacen que las pequeñas y medianas no la llevan a efecto, a pesar de las innumerables llamadas desde las diferentes instituciones y Administraciones y, en base a ellas, una serie de consideraciones para éstas últimas. Vaya por delante que el título debiera realmente ser “¿por qué no innovan muchas Pymes?” ya que, como es lógico, otras sí lo están haciendo.

Quiero significar que las razones que cito no son desincentivadoras de la innovación por sí solas, sino que lo es la amalgama de todas ellas. Y por supuesto, que existen otras barreras, que podríamos desarrollar más adelante.

Causa 1: Alto riesgo

Desde el punto de vista empresarial, hemos de analizar cualquier inversión desde una perspectiva financiera. Y dado que vamos a invertir una determinada cantidad de dinero, hemos de valorar inicialmente el riesgo.

Cualquier inversión tiene una prima de riesgo; pero en el caso de la innovación, seguramente sea la más alta de las posibles. Investigar un posible nuevo producto o servicio, pienso que está sujeto al menos a tres riesgos asistemáticos:

  • Riesgo de posicionamiento: es decir, que el cliente objetivo perciba un verdadero valor en aquello que le ofrecemos, y esté dispuesto a pagar por ello. No en vano, la consecución de este fin es la causa última de la innovación. La definición clásica de innovación es la transformación de una idea en un valor para el cliente que genere resultados para la empresa. Este tipo de riesgos se puede minimizar con estudios de mercado, pero en nuestro caso no suelen tener un gran valor ya que está comprobado que aportan poca información dado que el posible cliente ignora el concepto del producto, sus características y beneficios. Los resultados del estudio pueden ser incluso totalmente contradictorios con el resultado final cuando se produzca el lanzamiento. Es éste un tema interesante sobre el que podría comentar más en un futuro.

  • Riesgo tecnológico: que aparezca una alternativa de mayor valor durante el proceso de investigación y desarrollo de la idea. En este caso, con casi total seguridad, el total o la gran mayoría de la inversión no tendría retorno alguno.

  • Riesgo de implementación: desarrollar todas las complejas acciones precisas para poner en ejecución la idea no es tarea sencilla, máxime cuando han de participar muy diversos actores, tanto dentro de la empresa como fuera de ella, y en este último caso, con intereses diferentes y metodologías a las que la empresa no suele estar acostumbrada.

Muchas empresas pequeñas y medianas no están en condiciones de asumir estos riesgos; tradicionalmente han optado por una opción menos rentable pero más segura que es, tras la aparición de una innovación por parte de otra compañía, el adaptarse paulatinamente o sencillamente copiar. No hay que desdeñar esta estrategia para sobrevivir, si bien es la que menor valor aporta y siempre estarás al vaivén de los cambios que puedan producirse.

Próximos causas a detallar:

- Causa 2: rentabilidad de inversiones alternativas

- Causa 3: acceso a la financiación externa

- Causa 4: know how

10 comentarios:

Senior Manager: dijo...

Uno de los problemas está ligado a lo que algunas pymes definen como innovar... Innovar es crearc algo nuevo a partir de nada o desde cero.. En cambio hay empresas que piensan que por el simple hecho de haber mejorado un producto existente ya han hecho "innovación". Es decir, creo que es un problema de concepto.

Félix dijo...

Senior, me alegro que te animes a opinar porque estos temas de innovación no suelen generar comentarios en el blog.

Ya que la Innovación es un objetivo económico y político de primer orden, parece lógico que se deberían tener muy claros los conceptos, tal y como apuntas, así como la raiz de los problemas, para apuntar soluciones concretas y conseguir objetivos medibles.

eKaizen dijo...

Puede que nustros pequeños empresarios opten más bien por la opción de ser un "segundo eficaz" y dejan que corra con los riesgos el que vaya primero. Y nos conformamos con la creencia de que podemos copiar e incluss mejorar lo que ha hecho otro. Pero una vez que se ha demostrado que el mercado lo acepta.
Es posible que nuestro caracter latino tenga que ver con este tipo de comportamientos.
Saludos

Félix dijo...

No tengo una opinión definida sobre si el carácter latino sea más de copiar que de innovar. Si se piensa en que se busca la recompensa fácil en lugar del riesgo y el esfuerzo...; pero seguro que esto es un puro estereotipo, por lo que no tiene mucho sentido.

Me inclino más a pensar que lo que falta es necesidad y experiencia.

FUbi dijo...

¿Es cierto que sean las grandes empresas las que más innovan? Sin ánimo de ser demasiado provocador, y pensando en alto, me atrevería al menos a poner en duda el concepto de que las PYMES no innovan.

Tal vez sea un concepto que debiera detallarse algo más. Quiero decir que PYMES es un concepto amplio que incluye tanto las empresas industriales de sectores básicos y transformadores, empresas de servicios, empresas en sectores de media y alta tecnología, etc. Sin ánimo de entrar en demasiados detalles os pondría como ejemplos empresas medianas de sectores como Máquina Herramienta, Auxiliar del Automóvil, Línea Blanca, Auxiliar aeronáutico, e incluso muchas de sectores “tradicionales” como la cerámica (incluyendo pavimentos, tejas y ladrillos y cerámica técnica).

Podría estar de acuerdo en que las PYMES (en general) no acometen procesos de desarrollo que pudieran resultar intensivos en investigación para el desarrollo de nuevos productos, procesos, servicios que generen un retorno de la inversión a medio-largo plazo. Incluso estoy de acuerdo con que las PYMES (de nuevo en general) no disponen de procesos “formalizados” de gestión interna de la innovación.

Sin embargo desde mi experiencia con pequeñas y grandes creo que son las primeras las que tienen una visión más innovadora, e incluso /excluyendo microempresas) una estructura más capaz de poner en marcha procesos relacionados con la innovación, con mecanismos de decisión más eficaces y ágiles. Mientras que el proceso de decisión de acometer un nuevo desarrollo de un producto a través de un Joint Venture en China puede llevar muchos meses en una gran empresa, una PYME es capaz de decidir en poca semanas.

Incluso a la hora de medir el riesgo son muchas veces las grandes las que inhiben procesos de innovación que pudieran dejar obsoletos sus propios productos mientras que las medianas, con procesos menos ambiciosos (menos radicales) son capaces de innovar de manera casi continuada con objetivos de supervivencia.

Félix dijo...

Fernando, has abierto un nuevo hilo muy interesante. ¿En qué sentido las pymes lo tienen más fácil para innovar? Es verdad que yo estoy detallando barreras, pero también hay posiciones de ventaja: capacidad para decidir más ágilmente y menor supeditación a los análisis. Muchas gracias por tu aportación, de una persona muy experimentada en estos temas.

Camilo dijo...

Ante todo, felicitaciones por el blog

Leí todos los comentarios de este artículo y me parecen todos acertados. coincido con quien dice que no hay que confundir innovacion o creación desde cero a "reinventar" (por ej) un producto o servicio.
La creación desde cero, posiblemente es la que menos riesgos financieros tenga aunque si los pueda tener en cuanto a comercialización.

Ayudas y subvenciones dijo...

El problema viene de la misma palabra. Qué es innovar, a qué nos referimos con innovar. Una vez tenemos el término definido nos daremos cuenta de que una vez que ha llegado la innovación a la PYME, surgen nuevos avances que obligan a los empresarios a tomar la decisión de estancarse en la tecnología útil y eficiente o bien encaminarse en el largo proceso de renovar constantemente.

Tomás dijo...

Quizá la definición de "crear algo de cero" no sea correcta, y por eso las PYMES ven la innovación como algo poco rentable en el corto plazo. Teniendo en cuenta que generalmente son empresas que viven al día, no quieran incurrir en el riesgo que pueda suponer innovar, y sin embargo, la innovación puede ser simplemente la mejora de procedimientos internos.

Hay que tener en cuenta que para la creación desde cero ya existe una concepción, la I+D, que además en estos tiempos adjunta ya la innovación después de la letra D.
Por ejemplo, cuando hace años la industria electrónica pasó del montaje manual en líneas formadas por operarios al automatizado con máquinas en línea, hicieron innovación (mejoraron sus procesos internos) y tuvieron que hacer I+D, ya que el montaje automático requería nuevos retos que el manual no tenía.

Ese creo que es el motivo por el cuál muchas empresas no innovan: porque creen que es lo que hace la I+D+i, y pocas se pueden permitir departamentos de este tipo, cuando innovar puede ser algo tan sencillo como facilitar procesos internos.

Quizá habría que delimitar más el concepto de innovación

Félix dijo...

Hola, Tomás.

Totalmente de acuerdo en todo, especialmente en lo de delimitar mejor el concepto de innovación. O mejor dicho, en categorizar mejor los distintos tipos de innovación.

Puedes ver algo más de mi opinión sobre esto en
http://www.felixpeinado.com/2008/12/innovacin-centrar-el-tiro-ponerle.html