martes, 15 de enero de 2008

"Son las personas, estúpido"

Dando un giro a la famosa frase de James Carville quien, planificando la campaña electoral, dijo a Clinton aquello de "It´s the economy, stupid", cada vez me reafirmo más en la idea de que, en el mundo de las empresas, lo más importante son las personas.

Queda hasta bonito decirlo. Pero lo cierto es que capital y tecnología son relativamente accesibles; analices la variable que analices, desde el punto de vista estratégico al más puro operativo, las personas bien gestionadas aportan un valor creciente y representan la mejor ventaja competitiva, imposible de imitar.

Podríamos escribir terabytes de información sobre este tema de la gestión de personas, y algunas cosillas he dicho. Me centro ahora en una sola cuestión: la definición de objetivos. Cuando hablamos de personas y de relaciones entre ellas, asistimos a largas (interminables diría yo) discusiones. Todo el mundo tiene su parte de razón, pues todo el mundo parte desde su experiencia personal o su particular visión de la realidad.

Hay opiniones para todos los gustos sobre remuneración, sobre el "reparto de la riqueza" que dirían los sindicatos, sobre conciliación (a fin de cuentas, sobre flexiblidad de la jornada laboral), sobre teletrabajo... Pienso que algunas de estas cuestiones, al menos en algunas profesiones, se resolverían mejor si se trabajase más por objetivos: no retribuyo tu tiempo sino que remunero por los resultados de tu trabajo.

Por supuesto que en distintas empresas, en mayor o en menor grado, se hace así. Pero si realmente los hitos intermedios y los resultados conseguidos en base a los objetivos perfectamente definidos fueran medidos y evaluados, podríamos decir que da igual cuánto tiempo trabajas o desde dónde lo haces. Claro está, esto es muy difícil; requiere gran planificación y ello supone la posibilidad de equivocarse. Es demasiado rígido, dirán unos; no es aplicable a muchos negocios en los que existen procesos continuos o que requieren un tiempo inevitable de presencia física, se argumenta también.

Ahora que en la web se discute de la modernización de las Administraciones Públicas, me parece un ejemplo, a lo mejor un tanto extremo, la decisión del presidente francés Sarkozy de evaluar a sus Ministros y altos cargos en función al cumplimiento de una serie de objetivos cuantificables. Un tanto extremo, pero en todo caso ejemplarizante, en la medida en que sea posteriormente trasladable a la prestación de servicios que llevan a cabo los funcionarios públicos. ¿Hay algo más difícil que introducir con éxito objetivos y criterios medibles de rentabilidad (económica y también social) en la Administración Pública?

8 comentarios:

silvia mv dijo...

El título es tremendo, muy directo, e invita a seguir la entrada hasta el final, aun con lo extenso que es.

Senior Manager: dijo...

me gustó la frase: "No retribuyo tu tiempo sino que remunero por los resultados de tu trabajo"

Creo que muchas empresas y empleados se beneficiarían mucho aplicando la simpleza de dicha frase y poniéndola en práctica.

En todo, caso concuerdo en que las personas son el activo más valioso de las empresas, quien sepa apreciarlo y gestionarlo de buena forma obtendrá lo que algunos conocen como "éxito".

Félix dijo...

Qué interesante esto del "exito" entre comillas. ¿Qué es el "exito" de una empresa? ¿Ganar dinero?¿Ganar más que en una inversión similar?¿Sobrevivir?¿La triple cuenta de resultados´?

alfredus dijo...

Se suele decir que para obtener unos resultados exitosos se necesitan empresas con cierta dimensión, líderes en cuota, que utilicen o desarrollen la tecnologia pero si es importante tener una estrategia para conseguir todo esto es casi más importante tener la habilidad de ejecutar esta estrategia y eso lo hacen personas. Personas motivadas, involucradas, formadas, con talento.
Las empresas deben de tener dentro de su plan estratégico la gestión de las personas, de como esten las personas que forman la compañia dependera el funcionamiento del negocio y sus resultados.

eKaizen dijo...

Me suena haber leido en alguna entrevista al actual presidente del Grupo Renault-Nissan, Carlos Goshn. Que en algún momento y dirigiéndose a su organización dijo algo así: "trabajar duro no tienen sentido si no se consiguen resultados".
También lo podemos interpretar como W=FxS (Trabajo = Fuerza x desplazamiento). Podemos poner toda la fuerza del mundo pero si no conseguimos ningún desplazamiento, ¿conseguimos trabajo?.
Felicidades por el blog y un saludo.

Senior Manager: dijo...

Particularmente pienso que el éxito de una empresa radica en qué tan bien se sienten sus empleados trabajando en ellas. Para mi...Mientras más contentos y motivados estén los trabajadores más éxito ha tenido la empresa..Pero claro, ese es mi punto de vista y mi cincepto de "éxito" aplicado a la empresa...Me parece que algunos no estarán muy de acuerdo conmigo.

Félix dijo...

Alfredus, totalmente de acuerdo. El resultado de un proyecto es un 10% planificación y un 90% ejecución.

Para conseguir el "exito" de la empresa, la satisfacción de los empleados es un medio, pero dicha satisfacción no es el fin en sí mismo. Como bien dices, Ekaizen, al final lo que importan son los resultados.

Claro que las empresas que, como las que cita Senior, mantienen un buen nivel de satisfacción, tienen más fácil lograr el éxito.

Ana dijo...

A tu pregunta final ... no me tires de la lengua no me tires de la lengua ... jajajajajajaja.