miércoles, 30 de mayo de 2007

La construcción se internacionaliza

Impresiones de mi visita al Salón Inmobiliario de Madrid: estuve en el SIMA hace dos años cuando se hablaba del parón del sector, y allí entonces ese parón no se notaba en absoluto. Hoy lo he vuelto a visitar y mi impresión es que se veía poco ambiente de ventas. Había quien regalaba hasta un Mercedes clase C.

Lo que más me interesaba era ver si se notaba el nivel creciente de internacionalización de la actividad de la promoción y construcción, y he podido comprobar que muchas empresas no sólo están desarrollando actividades en los países del este, como ya conocía, sino también en Miami y en varios países de sudamérica, especialmente México o Brasil.

Además ha sido llamativo el número de empresas internacionales vendiendo promociones en estos países así como agencias inmobiliarias para inversores empresariales y privados. Destacaba la presencia de Chile, Argentina o Uruguay, así como de la mayoría de los países del este de Europa.

¿Quien compraría una vivienda de golf y playa a pocos kilómetros de Rio de Janerio, en Cancún o en Panamá? Conozco a una persona que compró en La Palmera de Dubai, pero no creo que sea lo normal.

martes, 29 de mayo de 2007

Soy un target publicitario

Ayer me hicieron una encuesta telefónica. Aunque no me lo dijera con estas palabras, la encuestadora, una mujer muy joven (por la voz), trataba de averiguar mi marca "top of mind" de telefonía, Internet y TV de pago, ranking de marcas de conocimiento inducido y otras cosas que analizan los marketinianos que hacen estudios de mercado.

Me pidió que le dijera el primer anuncio de TV que me viniera a la mente. Casi no veo televisión, pero hace unos días comentaba una compañera sobre el nuevo anuncio de Coca Cola que se dirige al segmento de los de treinta y tantos, y en el que ella se veía claramente reflejada: "vimos jugar a Gordillo", "seguíamos la serie de Orzowei", "jugábamos a los marcianitos", "sobrevivimos a las hombreras" y "llegar al lugar de veraneo en Alicante era una aventura que duraba veinticuatro horas". La joven encuestadora no tenía ni idea de qué anuncio le hablaba; normal, no estaba pensado para ella. No me había sentido nunca tan "segmentado".

Vía el blog de César Viteri veo que también han hecho una hipoteca "joven", en la que invocan el "puños fuera" de Mazinger Z. Me hace gracia, aunque esto de las hipotecas, que es enormemente más racional que beber coca cola, no creo que triunfe por tocarnos la fibra sensible. Si los números no me gustan, no la voy a firmar por muy Mazinger Z o Comando G que me la llamen.

Marketing en las Administraciones Públicas

Entre los montones de invitaciones y materiales que uno recibe cada vez es más difícil que algo te llame la atención. He recibido una carta del Instituto de Promoción Turística de Castilla-La Mancha promocionando la II Edición de los Premios Regionales de Turismo, cuyo contenido me ha parecido original. Como podéis ver en la foto hecha con el móvil, se trata de una brújula en un envoltorio que asemeja al que probablemente podría tener en el establecimiento donde se pudiera comprar. Hasta tiene su aviso con forma de estrella que dice "no dejes escapar esta oportunidad".

En calidad de mero consumidor, la verdad es que me está gustando lo que hace el Instituto de Promoción Turística. La campaña institucional "Descubre y siente" y las acciones de promoción que la acompañan me parecen muy buenas. Las diseñadoras de la imagen de esta campaña son un estudio de Mota del Cuervo (Cuenca) llamado Ática Comunicación, según leí en la web del Centro de Diseño de Castilla-La Mancha.

Creo que es buena cosa que las Administraciones Públicas utilicen las herramientas del marketing, especialmente en una cuestiones como esta de la promoción turística, donde la competencia entre Administraciones es feroz. Estoy haciendo memoria y creo que, menos de dos o tres, tengo en mente acciones de promoción de las distintas Administraciones regionales ¿Habrá algún estudio sobre el impacto de estas campañas?

miércoles, 23 de mayo de 2007

Primeras reflexiones sobre el blog

Ahora que se cumplen más de tres meses desde que inicié este blog y 29 anotaciones después, puedo echar la vista atrás y sorprenderme a mí mismo averiguando cuáles son las cosas que me interesan. Esto del blog, como te obliga a clasificar lo que escribes, te facilita a ti mismo información interesante sobre los temas que más te motivan a escribir. Como se puede apreciar, en el número uno están los recursos humanos.

Es un poco como Eurovisión: empezó ganando la innovación, luego las anotaciones relativas a directivos de empresa y ahora es esto. No es precisamente mi fuerte los recursos humanos. Pero como he escrito alguna vez, soy curioso y me interesa más la anécdota y alguna cosa nueva que he descubierto sobre un tema que conozco poco, a cosas que por tenerlas sabidas me aburren por lo obvias (aunque probablemente no lo serán para otros).

Estoy contento con el proyecto del blog; creo no me leen quienes lo iban a leer, y sin embargo empiezo a conocer a personas nuevas e interesantes. Tengo un número de lectores que me parece justo, pero pocos escriben. Me imagino que la ratio de eficiencia escritor/lector (ahora que estoy con dirección financiera) debe ser baja en todas partes.

Lo que me ha sorprendido es el número de veces que cito el estrés en las anotaciones de estos meses. Bien es verdad que entre el trabajo y el MBA estoy bastante liado, sin tiempo para nada, y eso lo lleva uno dentro. Más ahora que estamos de exámenes del primer semestre (mando un abrazo virtual a mis compañeros del grupo antes de que nos separen).
Gracias al blog de César Viteri he sabido de la escala de niveles de complicación laboral que hacen en microsiervos con su indicador DEFCON recortable. De ahí es la imagen. Está gracioso; lo voy a usar en lo sucesivo.

martes, 22 de mayo de 2007

Sobre el foro de recursos humanos

La semana pasada organizamos un Foro sobre Recursos Humanos en Guadalajara. Era el primero que celebrábamos a nivel regional, aunque estoy convencido de que no será el último. Hubo más de 100 asistentes y creo que todas las presentaciones fueron muy interesantes. Surgieron varios de los temas que he comentado en este blog, tales como la conciliación, la flexibilidad y especialmente la falta de mano de obra cualificada.

Esto último me pareció lo más estimulante, pues se comentó que en poco tiempo los trabajadores cualificados van a seleccionar las empresas en las que quieren trabajar, y ante esto las empresas deben estar preparadas. Por ello se comentó la tendencia a crear Employers branding o marca del empleador, para diferenciarse de la competencia y vender su proyecto a los futuros trabajadores.

Entre otros muchas cuestiones se informó también sobre ayudas para la formación y sobre certificación de la gestión de los RR.HH, a cargo de la empresa Matchmind que expuso la certificación Investors in People, un tema todavía en fase muy incipiente en España. La conferencia que más gustó fue la de Ignacio Álvarez de Mon, del Instituto de Empresa, sobre liderazgo en las organizaciones.

Como comenté al final, aparte de otras muchas actividades, habíamos escogido dos cuestiones de carácter sectorial para reflexionar dentro del 25º Aniversario de CECAM: la innovación y las nuevas tecnologías, por un lado, y la gestión de los recursos humanos, por otro, convencidos de que son los dos retos cruciales en este momento para la mejora de la competitividad empresarial.

Mas información aquí

lunes, 21 de mayo de 2007

Tiburones contra el estrés

Escuché esta mañana en la radio que un curso para ejecutivos italianos cuya finalidad es reducir el estrés incluye unas sesiones de entrenamiento en una piscina llena de tiburones. No he podido contrastar esta noticia en Internet. Según el comentarista, la presencia de los tiburones ayuda a controlar el estrés y afrontar la actividad diaria con más serenidad.

Me parece curiosa la noticia y se me ocurre que quizás los que tengan estrés después de la experiencia sean los tiburones (los tiburones son muy dados a eso). A ver si algún psicólogo me explica el argumento de esta terapia. No debo estar yo suficientemente estresado, pues no se me ocurre hacer tal cosa.

viernes, 18 de mayo de 2007

Freakonomics, el libro de un economista políticamente incorrecto

Que nadie se asuste cuando lee "economista". Freakonomics no es un libro de economía al uso. Es un libro en el que el autor, Steven Levitt, aborda cuestiones que podríamos definir como de la vida cotidiana, con la mentalidad analítica y con la metodología de un economista (esto último se supone, ya que no lo demuestra), obteniendo conclusiones muy interesantes. Es políticamente incorrecto en el sentido de que expone los datos fríos y la verdad desnuda, sin valorarla pero también sin suavizarla, lo que sirve para poder analizar la realidad y para poder cambiarla.

Me ha resultado un libro entretenido de leer. Muchas de las cuestiones que aborda pueden tener la categoría de curiosidad y no interesan al resto de investigadores de la economía. El autor se centra especialmente sobre las razones que mueven a las personas a actuar como lo hacen (él las califica de incentivos, que son básicamente económicos). Cabe pensar que no será ésta la única motivación que mueve a las personas, pero sí es muy importante. Los temas que aborda son diversos, si bien muchos de ellos tienen como hilo conductor la delincuencia, entendida no exclusivamente como la comisión de delitos sino los pequeños engaños o las trampas que hacen las personas aparentemente honorables.

De interés me han parecido sus análisis sobre las calificaciones escolares y qué variables están presentes en aquellos niños que obtienen las mejores.

Se hace preguntas tan variopintas como porqué los traficantes de drogas siguen viviendo con sus madres, en qué se parecen los luchadores de sumo a los maestros de escuela o en qué medida condiciona su vida el nombre que le pones a tu hijo. Da por hechas algunas de sus deducciones y es ciertamente superficial, pero también es muy entretenido y recomendable para desconectar.

Más info en su web y en su blog

lunes, 14 de mayo de 2007

Humor, estrés y cultura empresarial...

He leído en el Blog Salmón un post con consejos para reducir el estrés. Empieza considerando que hay que afrontar el trabajo con humor; intentaré contribuir a reducir el estrés de algún lector con el siguiente "experimento" que reproduce el proceso de creación de la cultura en una organización determinada:

1. Introducimos veinte monos en una habitación

2. Colgamos un plátano del techo, bajo el cual situamos una escalera, siendo ésta la única manera de poder alcanzarlo.

3. Se instalará un sistema que hará caer lluvia helada sobre toda la habitación cuando uno de los monos comience a subir por la escalera.

4. Los monos aprenden rápido que no es posible subir la escalera evitando el sistema de agua helada.

5. Posteriormente, se reemplazará a uno de los veinte monos por uno nuevo. Inmediatamente, intentará subir la escalera para alcanzar el plátano y, sin comprender la razón, será castigado a garrotazos por los otros.

6. Reemplazar ahora uno de los viejos monos por otro nuevo. Entonces será golpeado a garrotazos también, y el mono introducido justo antes que éste será el que más fuerte le pegue.

7. Continuar el proceso hasta cambiar a los veinte monos originales y que queden únicamente monos nuevos.

8. Aunque se suprima el sistema de agua helada, ahora ninguno intentará subir la escalera, y más aún, si por cualquier razón a alguno se le ocurre pensarlo, éste será masacrado por el resto de los monos. Y lo peor es que ninguno de los veinte monos tendrá ni la más remota idea del porqué de la cosa.

Todas las organizaciones humanas tienen su cultura. A pesar de esta broma, una cultura empresarial fuerte suele tener más efectos positivos que negativos. La cultura corporativa refleja los valores dominantes que comparten los miembros de una organización. Es sin duda un elemento clave que marca lo que es o no capaz de hacer cada empresa. Se conforma de muchas maneras, pero básicamente de las ideas y formas de actuar del fundador y directivos, y de la experiencia acumulada. Una cultura fuerte es muy difícil de cambiar, y ello aunque en ocasiones nadie alcance a saber porqué en la empresa se puede o no actuar de una determinada manera, como en el caso de los monos. Deberían existir manuales para conocer la cultura de cada empresa.

miércoles, 9 de mayo de 2007

Cuál será el efecto Sarkozy sobre la economía española

En el tema de la victoria de Nicolas Sarkozy en las elecciones presidenciales francesas, se han escrito toneladas de papel y de megas, así es que yo voy a lo que me ha parecido puntualmente más curioso. Quien haya leído algunos de los post de este blog, probablemente se dará cuenta de que suelo comentar curiosidades sobre la gestión empresarial o la economía, no tanto como opiniones o consideraciones que estimo más o menos obvias.

Los más avispados economistas vaticinan un futuro crecimiento de los tipos de interés en Europa, motivados indirectamente por la victoria de Sarkozy. En concreto algunos analistas consideran que con las reformas estructurales que plantea, claramente se reactivará la economía francesa, actualmente un tanto en declive, lo que provocará un crecimiento de su consumo que, por una parte, puede beneficiar a las exportaciones españolas, pero por otra puede hacer que el BCE deba revisar al alza los tipos de interés (si bien esto es aventurar a medio plazo). Es lo que nos está pasando actualmente con la reactivación de la economía alemana.

Así pues, la economía española podría beneficiarse de una mejora en las exportaciones, pero ver frenado su consumo interno, generado por las familias, verdadero motor de nuestro crecimiento.

También he escuchado hoy que hay quienes piensan que si en Alemania han subido el tipo impositivo del IVA sin afectar mucho a su crecimiento, otros como España que lo tenemos más bajo... Y ya se sabe que cuando el río suena.

lunes, 7 de mayo de 2007

El 36% de los empleados harían examinar a su jefe por un psicólogo

Al menos eso es lo que leo en El País. Según esto, un total de siete millones de españoles creen que su jefe necesita un "repaso". Lo de que "mi jefe no está normal" lo había oído muchas veces, pero no imaginaba que la cosa era para tanto. El artículo lo enfoca desde la perspectiva de la ambición insaciable de algunos ejecutivos y de cómo la adicción al trabajo puede ocultar detrás un verdadero problema psicológico.

Pienso que la ambición y el afán de superación es sano y que, en cierta medida, es lo que ha ayudado a progresar a la humanidad. Bien es verdad que todo debe ser en su justo término. Para las personas demasiado ambiciosas, que nunca tienen ni tendrán suficiente, el ámbito de la gran empresa y también el ámbito de la política son hoy por hoy los mejores caldos de cultivo para poder desarrollarla. La cuestión que describe el artículo es que, cuando es excesiva, termina perjudicando a uno mismo y a su entorno.

En el mundo empresarial, me resulta muy significativo cómo la cultura de empresa y la forma de actuar de su máximo responsable se transmite de forma inconsciente a las personas que le rodean, manteniendo éstas la misma forma de afrontar la gestión de la empresa aunque dicha persona ya no esté. Esto se aprecia mucho más con las personas jóvenes que se incorporan por primera vez a una empresa. Imagino que esto tiene que ver con el famoso efecto Pigmalión. En este sentido los directivos tienen una gran responsabilidad, no sólo respecto al presente de sus colaboradores, sino también a su futuro.

jueves, 3 de mayo de 2007

Qué piden y qué ofrecen los jóvenes a las empresas

La semana próxima participaré en una jornada sobre la conciliación de la vida laboral y familiar y, entre otras referencias de mayor calado (como el papel de la mujer en la sociedad y en las empresas), quería citar también la cuestión de la trascendencia que tienen la flexibilidad y la conciliación para las nuevas generaciones que empezarán en breve a incorporarse al mercado laboral, tal y como comentaba en un post anterior. “Conciliar” los intereses de estos nuevos trabajadores y de las empresas, sin duda va a suponer un reto interesante.

Decía entonces que esta generación tiene altas expectativas laborales y reclama, entre otras cosas, más tiempo para el ocio. Tengo curiosidad sobre este asunto, por lo que va a suponer para la gestión de los recursos humanos, y he de reconocer que me desconcierto cuando quien (se supone) sabe cómo piensa esta nueva generación, ha decidido lanzar una campaña institucional para llamar a la juventud a ser reivindicativos. Me pregunto: ¿es que por primera vez en la historia la juventud no es reivindicativa?

En concreto, el Consejo de la Juventud de España insta a los jóvenes a “participar y luchar contra la precariedad, la falta de oportunidades, la desigualdad y otros tantos problemas que afectan a la juventud”. Todo ello abanderado por una tal “verruga Warren” que, según dicen, te sale si no eres un joven comprometido (reflexión aparte sería saber hacia dónde piensan ellos que es bueno comprometerse y hacia dónde no lo es...). Por motivos obvios, he optado por prescindir de una foto de la verruga que habla, pero si alguien tiene curiosidad puede verla en la web de la campaña. He preferido la imagen del Narciso de Caravaggio. ¿Por qué?

Porque al margen de las formas de esta campaña, que ha sido lo más comentado, lo más llamativo está en el fondo de la cuestión: escasa implicación hacia las cuestiones sociales y excesiva preocupación por uno mismo y su propio y exclusivo bienestar.

Según esto, tiene sentido el estudio de la Universidad de San Diego sobre 16.500 jóvenes, según el cual más de las dos terceras partes de la nueva "generación Y" son más egocéntricos e individualistas que cualquiera de las generaciones anteriores. No sé que traslación tendrá esto a España.

Mi intención no es meterle el dedo en el ojo a dos terceras partes de una generación sino sólo analizar la realidad. Mi perspectiva es la de la gestión empresarial, y si a lo ya dicho añadimos ingredientes como un mercado laboral próximo a la tasa natural de desempleo, lo que hace más difícil retener el capital humano, va a haber que echarle imaginación para gestionar con éxito todo esto.

Lo que demandaría un joven de esta generación, aparentemente preocupado sólo de sí mismo, parece claro. Lo que ofrece a cambio es menor compromiso con la empresa y un nivel de formación que parece ser que no nos hace muy competitivos.