viernes, 21 de diciembre de 2007

¿Usted todavía piensa o es un ciudadano normal?

Con esta frase empieza el libro que leí anoche de un tirón, "Diccionario del ciudadano sin miedo a saber" de Fernando Sabater, un breve ensayo sobre algunos conceptos usados en las deliberaciones políticas. Como muestra, un botón:

"Lo que cuenta en la ciudadanía es lo que tenemos en común con los demás, no lo que nos distingue de ellos. Ahora está de moda insistir en que la riqueza de los hombre estriba en su diversidad. Falso: la riqueza de los humanos es nuestra semejanza, la cual nos permite comprender nuestras necesidades, colaborar unos con otros y crear instituciones que vayan más allá de la individualidad y peculiaridades de cada cual. La diversidad es un hecho, pero la igualdad es una conquista social, un derecho: es decir, algo mucho más importante desde el punto de vista humano. El Estado de Derecho que permite el juego democrático reconoce el pluralismo de opciones, pero se funda en la universalidad de lo humano. No se progresa creando diferencias sino igualando derechos."

Interesante el apartado dedicado a la ciudadanía. Precisamente ayer en la comida varias personas hablábamos sobre el papel de los ciudadanos en la política y, sin saberlo, hacíamos algunas de las reflexiones que hace el autor.

Espero que no me apliquen el canon por copiar en un formato digital como éste.

1 comentario:

Senior Manager: dijo...

Precisamente ahora que el mundo es cada vez más plural, mixto y diverso es que tiene cabida esta teoría sobre la importancia de las semejanzas, en la medida en que los pueblos y los ciudadanos en general vean que tienen más cosas en común que diferencias, las últimas comenzarán a quedar en un segundo plano.