miércoles, 14 de noviembre de 2007

La economía afloja: el empleo no aguantará (2ª parte)

Hace escasamente unos días reflexionaba sobre las posibilidades de que el empleo fuera capaz de aguantar la desaceleración económica que se está produciendo. En ese momento pensaba que sería a duras penas posible sólo si se mantenían las que entonces califiqué de más que generosas previsiones de crecimiento económico del Gobierno.

Sin embargo, tras conocer los últimos datos del IPC publicados hoy y los datos de crecimiento económico, así como las previsiones para el próximo año (que son más pesimistas incluso que hace unos días), realmente sólo puedo concluir que, si bien es posible que se siga generando empleo neto, el paro necesariamente se va a incrementar.

Con un crecimiento del PIB previsto para este último trimestre en torno al 3,3% la economía española empieza a producir desempleo, y si la tendencia a la desaceleración se mantiene, el próximo año los datos en esta materia van a ser negativos.

3 comentarios:

Senior Manager: dijo...

Bueno, sin animos de contradecir sino más bien de aportar y esperando que sirva como tranquilizante... "Casi" por regla general, los indicadores económicos presentan una breve desaceleración los 6 meses previos a unas elecciones...más que nada debido a que los factores que mueven la economía comienzan a reacomodarse tomando partidos. Esperemos que la situación sea precisamente esa y no la inminente que nos sugieren los indicadores.

intoku dijo...

Pues me lo has quitado de la lengua, Senior Manager.

Me gustan las estadísticas porque no mienten, por definición. Pero toda estadística se debe leer en un contexto determinado.

Quizá en este caso (puede que sea más deseo que otra cosa) las elecciones sean la respuesta, sobretodo porque significaría que no vamos a peor.

Saludos,

Intoku.

Félix Peinado Castillo dijo...

Agradezco mucho vuestras opiniones y por el bien de nuestra economía, me gustaría que tuviérais razón. Sin embargo mi opinión es que el efecto de las elecciones es precisamente el contrario: antes de un proceso electoral, el Gobierno suele realizar un política expansiva del gasto público que genera un crecimiento "artificial" de la economía. Este crecimiento por el lado de la demanda es contraproducente a medio plazo y tampoco es sostenible en el tiempo, por lo que es de esperar que antes de unas elecciones la situación económica sea mejor que la que cabe esperar después.

Como he comentado alguna vez, no soy economista; quizás alguno nos podría resolver esta duda.

No obstante, no quiero decir con esto que en este caso el llamado ciclo político sea especialmente relevante. Creo que lo realmente importante es la desaceleración del crecimiento de determinados sectores económicos, la crisis financiera, la ralentización de la demanda interna, la fortaleza del euro de cara a las exportaciones y el incremento de los precios de las materias primas. Estas variables sí tendrán efecto sobre el crecimiento total y sobre el empleo.

Muchas gracias y un saludo a los dos.