viernes, 9 de noviembre de 2007

Don Quijote estudió dirección financiera

"El coste promedio ponderado del capital es el porcentaje de deuda de la estructura de financiación permanente multiplicado por el coste de la deuda después de impuestos, más el porcentaje de recursos propios de la estructura de financiación permanente multiplicado por el coste después de impuestos de los recursos propios."

Tratando de desenmarañar el sentido a un tocho de páginas con redacciones parecidas a la anterior, me acordaba de aquellos textos que memoricé y suelo citar en estos casos, que fueron los que hicieron perder el juicio a nuestro inmortal Alonso Quijano:

Los altos cielos que de vuestra divinidad divinamente con las estrellas os fortifican, os hacen merecedora del merecimiento que merece la vuestra grandeza.

La razón de la sinrazon que a mi razón se hace, de tal manera mi razón enflaquece, que con razón me quejo de la vuestra fermosura.

Espero no licuar el cerebro con estos embrollos.

7 comentarios:

Miguel dijo...

Me alegra verte (por leerte) con buen humor y fina ironía. Me voy a memorizar esas frases (si soy capaz) para emularte.

Un saludo.

Yoriento dijo...

Felix, déjate de retóricas financieras que "mira que el que busca lo imposible, es justo que lo posible se le niegue"

Creo que la frase era de la historia del curioso impertinente, en El Quijote. Tu estás más puesto¡ :-)

Silvia MV. dijo...

Siempre es agradable leer versos en ese castellano , aunque yo reconozco que leyendo los primeros párrafos he acabado perdida.

Me quedo mejor con estas otras frases de nuestro hidalgo;


"La libertad es uno de los más preciosos dones que a los hombres dieron lo cielos. Por la libertad, asi como por la honra, se puede y debe aventurar la vida"

"Las honestas palabras dan indicio de la honestidad del que las pronuncia o las escribe"

Senior Manager: dijo...

De que si no las finanzas están también hechas de poesía y emparentadas con la razón...¿Acaso éstas metáforas sin aparente emoción no lubrican nuestros sentidos, conectan nuestras neuronas y aceleran el corazón?...

Félix Peinado Castillo dijo...

Cuánto juego brinda este buen libro. Hay frases al gusto de cada persona y para casi cada ocasión; hasta podemos emparentar las finanzas con la poesía :)

No obstante, poco quería entender ni tratar Don Quijote con el dinero. Sufrió Sancho un manteo por no pagar su amo en la venta, ya que no había oído nunca que los caballeros andantes se preocupasen de esas cosas ni que llevasen dinero encima; poco le impresionó también aquella maleta que encontraron y que regaló a su escudero.

De este último es una graciosa frase, que pronunción con los ojos llenos de lágrimas en el lecho de muerte de D. Alonso Quijano:

- No se muera vuesa merced, sino tome mi consejo y viva muchos años.

Fabián dijo...

No es sólo el lenguaje financiero. El lenguaje corporativo en general también tiene la misma carga poética:

http://fabiangradolph.blogspot.com/2006/05/qu-dira-mark-twain-de-nosotros-los.html

Anónimo dijo...

El quiojote dá para mucho

(Soberana y alta señora:
El herido de punta de ausencia, y el llagado de las telas del corazón, dulcísima Dulcinea del Toboso, te envía la salud que él no tiene. Si tu fermosura me desprecia, si tu valor no es en mi pro, si tus desdenes son en mi afincamiento, maguer que yo sea asaz de sufrido, mal podré sostenerme en esta cuita, que además de ser fuerte es muy duradera. Mi buen escudero Sancho te dará entera relación, ¡oh bella ingrata, amada enemiga mía!, del modo que por tu causa quedo. Si gustares de socorrerme, tuyo soy; y si no, haz lo que te viniere en gusto, que con acabar mi vida habré satisfecho a tu crueldad y a mi deseo.

Tuyo hasta la muerte,)

Seguro que te gusta Silvia.