miércoles, 31 de octubre de 2007

La economía afloja ¿aguantará el empleo?

A resultas de un artículo leído esta mañana donde de forma, en mi opinión, un tanto agorera nos anticipan una posible estanflación (ralentización del crecimiento económico con inflación, que es una situación difícil de controlar), he vuelto a pensar un rato sobre las perspectivas económicas.

A la vista de unos datos de previsiones de crecimiento regional que conocí el otro día en la jornada de presentación del Informe Socioeconómico que todos los años elaboramos en el Consejo Económico y Social de Castilla-La Mancha, me planteé qué iba a ocurrir en términos de empleo. Como no he encontrado previsiones, he hecho unos numeritos por mi cuenta: es lo bueno que tiene no ser economista, que uno puede aventurarse a estas cosas sin tener demasiado pudor.

Me cojo al bueno de Okun y analizando las series correspondientes a los últimos seis años, a groso modo veo que para que la economía española reduzca su tasa de desempleo debe estar creciendo por encima del 3% o incluso algo menos. El dato que obtengo para Castilla-La Mancha sería del 3,4% aproximadamente.

Dado que las optimistas previsiones del Gobierno de España para el próximo año son de un crecimiento del 3,3%, siempre que finalmente se cumpliesen, según esto cabría esperar que en España siguiera reduciéndose el desempleo, pero no ocurriría así en Castilla-La Mancha.

Por supuesto que todo esto es muy matizable. La componente de la inmigración en el mercado de trabajo, cuya atracción es de esperar que se minore, la proximidad a nuestra tasa natural de desempleo (por cierto, excesivamente alta en mi opinión) y sobre todo la posibilidad de que haya errado en los cálculos, hechos con demasiada premura (son por mera curiosidad personal, tampoco me gano la vida haciendo previsiones :)).

Adicionalmente, también me comentaba el otro día un gran conocedor de estos temas que, a pesar de posibles menores creaciones de empleo, la pirámide de población invertida que tenemos hace que cada vez se incorporen menos personas al mundo laboral, por lo que no temía un repunte del desempleo.

Sobre la estanflación que arriba comentaba, a pesar del shock de oferta permanente al que estamos sometidos por la subida del carburante y de otras materias primas, que se están trasladando a los precios, no me parece a mi que haya un peligro cierto con los datos que tenemos hoy, si bien hay que reconocer que es uno de los muchos temas que engrosan la creciente lista de la que tiene que preocuparse el Ministro de Economía, al que parece que se le están anticipando los problemas.

3 comentarios:

Fabián dijo...

Creo que los próximos años serán de: "Virgencita, virgencita, que me quede como estoy".

Eso sí, si yo fuese ministro de Economía, firmaría ahora mismo que la menor creación de empleo (a causa del menor crecimiento económico) se compensase con la menor entrada de trabajadores al mercado laboral y hubiese estabilidad en la tasa de paro. No sería un panorama demasiado malo para la parte baja del ciclo económico ¿verdad?

Félix Peinado Castillo dijo...

Efectivamente, Fabian, esa es la idea que tienen. Habrá que ver qué ocurre finalmente.

Senior Manager dijo...

Particularmente pienso que incluso dentro de un posible margen inflacionario, debido a las razones que expones, el tema del empleo también está influido por tres factores tan determinantes como la inmigración, como son: El acelerado crecimiento de la esperanza de vida, que ha colocado al promedio español en 80 años con perspectivas de seguir ascendiendo, el próximo período electoral que será determinante para la economía nacional en conjunto y la subida del euro frente a otras monedas fuertes...Pienso que el gobierno tratará por todos los medios de fenar la inflación de cara a las elecciones potenciado el empleo como premisa principal...dentro de este proceso la peor parte se la llevarán las tasas activas de interés.
Slts