jueves, 26 de julio de 2007

La proyección económica del mileurista

Es creciente la controversia en torno a la figura del mileurista, entendiendo por tal al recién titulado universitario que trabaja ganando menos de mil euros al mes. Se quejaba una persona en este blog hace pocos días que ganaba menos que un albañil, y que por eso se interesaba por el empleo público.

A fin de arrojar un poco de luz sobre el debate, me ha parecido muy esclarecedor el gráfico correspondiente al estudio elaborado por el profesor Manuel Salas, del Departamento de Economía Aplicada de la Universidad de Granada, quien constata algo ya sabido, y es que el nivel educativo y la progresión de las retribuciones económicas a lo largo de la vida de la persona van en consonancia.


Así, mientras que al principio los salarios son prácticamente iguales, desde el inicio y con el paso del tiempo la retribución del universitario es más elástica, es decir, se incrementa más que la de la persona con menor nivel formativo.

Dos cuestiones se pueden considerar aquí: por un lado, el valor real de lo aportado a la empresa por un recién titulado universitario generalmente es bajo, si bien éste crece de forma rápida con la experiencia; por otro, la escasez de determinados profesionales, como el ejemplo del albañil, hace que el mercado los retribuya mejor. De aquí la importancia que tiene la formación profesional, por la que sin embargo cada vez optan menos estudiantes.

Se está produciendo la circunstancia de que esta demanda de ocupaciones de menor cualificación está generando un creciente abandono prematuro de la formación, considerando muchas personas preferible la retribución inmediata de un trabajo asalariado poco cualificado a la inversión en tiempo formativo a cambio de una mejor retribución a medio plazo.

Esto puede generar una descapitalización de conocimiento, totalmente contraproducente con la necesidad colectiva de mejorar la formación del capital humano para garantizar un crecimiento económico futuro.

Esta mañana me comentaba una persona que buscaba un recién titulado en Derecho y no lo encontraba. Hace aún escasos años yo trabajé gratis durante casi un año para un abogado, sólo a cambio de poder aprender la profesión, hasta que finalmente me lancé por mi cuenta. La situación es hoy distinta.

El cuadro es vía El blog salmón