miércoles, 20 de junio de 2007

La obsesión por la forma, en lugar del fondo

Estamos preparando el programa de un Foro sobre nuevas tecnologías que organizaremos en Albacete en Septiembre, dirigido a empresarios. Como es lógico, los conceptos web 2.0, empresa 2.0, marketing 2.0 y no sé cuántos 2.0 más, sobrevuelan el programa de ponencias que se impartirán. Desde un punto de vista darwinista de las empresas (la supervivencia del más fuerte) no cabe duda que disponer de buena información es trascendental para el desarrollo de las empresas, para que se posicionen conociendo lo que se avecina y las tendencias. Y no hay que olvidar que imperan las pequeñas empresas, a las que les resulta más difícil o están menos habituadas a estos conceptos.

Por tanto, apuesto por brindar la mejor información y en ello estamos. Pero claro, luego veo lo que estudian y diseccionan los think tanks y los científicos de la gestión empresarial, e incluso algunos directivos, y pienso si quizás no nos estaremos complicando demasiado la vida.

Me parece que, como en todo, hay que reivindicar dos cosas: la primera es la persona como eje central, y la segunda es el sentido común.

En esto de la tecnología pasa un poco como con la estrategia en la gestión de la innovación. Habrá a quien le resulte rentable ir por delante, con los grandes riesgos pero con las enormes ventajas que ello conlleve. Por tanto, entiendo y apoyo a los que llevan la delantera. Pero habrá a quien le sea más interesante y rentable incorporarse después (nunca quedarse fuera).

Lo que ocurre es que en ocasiones parece existir en determinados perfiles en la empresa una obsesión por lo último y lo más novedoso en la gestión y también en la tecnología, que a veces llega hasta el absurdo, cuando se pierden los referentes de la persona y el sentido común que antes comentaba. En la obsesión por el cómo, se puede llegar a olvidar el para qué.

Por esto me ha parecido relevante que el Simposium ITxpo 2007, recientemente organizado por Gartner en Barcelona, ante ejecutivos interesados por los negocios y las nuevas tecnologías, los más geek de los negocios, hayan hecho en voz alta precisamente esta reflexión: las empresas deben "centrarse en lo que hacen y no tanto en cómo hacerlo, ya que las diferencias competitivas cada día van a depender más de procesos, relaciones y gestión de la información y no tanto en la posesión de una u otra tecnología" (vía artesaniaenred).

Entiendo que algunos consultores quieran ganar dinero con esto de la tecnología y del 2.0, pero sería bueno intentar hacer fácil lo que a lo mejor no es tan difícil ¿no?

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Gartner como consultora no me merece mucha confianza. Es precisamente de esas que se inventan decálogos y definiciones "innovadoras" que terminan complicando lo que es sencillo.

Félix Peinado Castillo dijo...

Pienso que independientemente de quien lo diga, lo importante es si en el fondo el mensaje es correcto.