lunes, 25 de junio de 2007

Empresas que nacen, crecen y se reproducen

Hacía tiempo que no escribía sobre innovación. Cuando era pequeño definíamos a los seres vivos como aquellos que nacen, crecen, se reproducen y mueren. No sé si seguirá siendo de esta forma o ahora, con Internet, funcionará de otra manera (igual algún día un avatar es un ser vivo, vete tú a saber ;)

Algunas veces comparamos las organizaciones a los seres vivos. Algo así hacía yo el otro día cuando hablaba de Darwin aplicado al ecosistema empresarial. Luego lo he pensado y realmente tiene más razón que la mera traslación de la selección natural al mundo de la supervivencia empresarial: el más fuerte y el que mejor se adapte. Pues, efectivamente, las empresas nacen (eso es indudable), crecen (casi todas; esto es más complicado), mueren (muy poquitas tienen más de cien años, algunas porque desaparecen, otras porque las compran o fusionan) y también se reproducen.

¿Que cómo se reproducen? Seguro que es rizar un poco el rizo. Lo que se me ocurre es poco erótico, pero al analizar el desarrollo de empresas innovadoras, veo que en muchas ocasiones se produce la circunstancia de que es precisamente de dentro de ellas (del personal que las forma) de donde nacen nuevas empresas innovadoras, que en ocasiones terminan eliminando a aquella de la que surgieron.

Las empresas se condenan a sí mismas a desaparecer cuando ignoran y no siguen las tecnologías disruptivas. A veces, quienes crearon una innovación tienden a subestimar la nueva tecnología que sustituirá a su creación.

La única solución puede ser crear una nueva empresa o una división dentro de la misma, responsable de aprender sobre la nueva tecnología. Ello les permite ver sus oportunidades en positivo y tomar ventaja competitiva de su uso. Aunque la más razonable sería saber mantener la cultura innovadora que dio origen a la empresa en sus inicios, anticipándose y creando nuevas tecnologías, aunque éstas aniquilen a aquella que nos da de comer (es duro, pero si no lo haces tú, lo hará otro).

Por eso las empresas innovadoras (entendiendo por tales a las generadoras de cambios profundos) deberían estár "condenadas" a una carrera permanente y cada vez más rápida por generar más y más innovación.

¿Se anticiparán Google o Microsoft a la tecnología que los ha de sustituir, o la comprarán antes?