miércoles, 13 de junio de 2007

Clientes orientados a la empresa

Varios días llevo visitando agencias de viaje tradicionales, al objeto de contratar las vaciones de verano para mi y mi familia. Pero claro, eso de que hagas tú todo el trabajo y luego pagues una comisión no me parece que sea algo competitivo. La conversación que resume cualquiera de mis entrevistas con la comercial (quizás debería decir dependienta), sería:

-¿sabe qué hotel?
- no, pero sí que quiero que cumpla n. requisitos.
- entonces llévese este folleto (el que más comisión llevan) y cuando lo tenga claro, vuelve. Pero dese prisa, que se queda sin vacaciones.
- ¿pero no me puede asesorar un poco?
- muy en general, hay estas opciones, pero mejor mírelo usted y ya le cotizo yo precio otro día.

Esto es el ideal para la empresa: clientes orientados hacia la empresa, en lugar de al revés. Lástima para ellas que impere la cruda realidad de la competencia.

Conozco un poco el negocio de las pequeñas agencias; sé de su estacionalidad y bajos márgenes. Precisamente hoy leo en Cinco Días un artículo donde se comenta cómo algunas agencias de viaje tradicionales se reiventan a sí mismas, forzadas por sus progresivas pérdidas de cuota.

Personal poco o nada formado y con excasísima experiencia, ninguna motivación, son los requisitos imprescindibles para garantizar un negro futuro. Hace mucho que se sabe que así no deben ser las cosas. Entonces, ¿por qué algunos todavía van por la autopista en dirección contraria?

Seguiremos intentando...

El bonito cartel lo vi en artesaniaenred

4 comentarios:

Anónimo dijo...

!Ojalá¡ encuentres unas vacaciones fantásticas para tí y tu familia, seguro que hayas lo que estás buscando, al ser pudiente tendrás mucha variedad para elegir.

...;)

Fabián dijo...

No sólo los clientes deben estar orientados a la empresa. También a los productos de la empresa.

De esa forma no hay que devanarse los sesos para idear productos y servicios que puedan gustar a los clientes, sino que producimos cualquier cosa y ellos la compran sin rechistar. ¡Faltaría más!

¿Y si no gusta el producto? Tranquilos, tenemos un estupendo sistema automatizado de atención al cliente con el que usted podrá perder toda la mañana navegando por opciones que no tienen nada que ver con su problema.

¡Qué tengas unas buenas vacaciones! (si las consigues comprar, claro). :-)

Félix Peinado Castillo dijo...

Fabián, tienes razón con lo de los servicios de atención al cliente. Parece mentira lo criticados que son los sistemas automatizados de atención al cliente, y aún así siguen ahí y cada vez prosperan más. Me imagino que será porque: o no son tan mal valorados o inefectivos (en algún estudio escondido que ellos tengan) o bien es una mera cuestión de costes. Pero esto último debe ir conjugado con la calidad, digo yo.

El otro día veía el conocido video protagonizado por el humorista Miguel Nadal, donde se peleaba con una voz robotizada por teléfono para comprar un billete de avión a Alicante, por supuesto sin éxito ninguno.

Realmente tengo muy pocas opciones para elegir las vacaciones; los requisitos que pido al hotel parece ser que los tienen pocos (y no pido cosas raras, creo yo).

bonsaimusic dijo...

He venido de paseo visual y tus contenidos son más serios, algunos interesantes y, hasta cotidianos...
El tema de las vacaciones nos quita el sueño a todos. Sabes, dice un amigo que el hombre viaja por el mundo en busca de lo que necesita y vuelve a casa para encontrarlo.

Un saludo desde Granada.