lunes, 21 de mayo de 2007

Tiburones contra el estrés

Escuché esta mañana en la radio que un curso para ejecutivos italianos cuya finalidad es reducir el estrés incluye unas sesiones de entrenamiento en una piscina llena de tiburones. No he podido contrastar esta noticia en Internet. Según el comentarista, la presencia de los tiburones ayuda a controlar el estrés y afrontar la actividad diaria con más serenidad.

Me parece curiosa la noticia y se me ocurre que quizás los que tengan estrés después de la experiencia sean los tiburones (los tiburones son muy dados a eso). A ver si algún psicólogo me explica el argumento de esta terapia. No debo estar yo suficientemente estresado, pues no se me ocurre hacer tal cosa.

4 comentarios:

psicóloga dijo...

El estrés se presenta en los individuos con unos puntos inequívocos, en los cuales podemos detectar tal padecimiento.

Bombeo rápido y aceleración del corazón, percepción de tal bombeo en nuestros oidos y "dificultad respiratoria y necesidad de aire" renovado al que se está respirando.

Las personas que sufren de estrés, están más susceptibles de lo mormal a enfadarse con el que está más cerca, y quizá por eso se experimentan con técnicas naturales, que sean capaces de frenar este mal que acecha a millones de personas, dado el ritmo de vida tan frenético que se lleva.

Los tiburones tienen un agudo sentido del olfato; son capaces de detectar vestigios de sustancias, como la sangre, en el agua, y seguirles la pista hasta su origen.
Son muy sensibles a los sonidos de baja frecuencia y tienen una audición direccional magnífica.
Aparte de esto, son capaces de captar estímulos eléctricos débiles procedentes de las contracciones musculares de los peces óseos.

Con lo cual, cualquier individuo atacado de estrés que entre en contacto con tiburones, será abordado de tal manera por ellos, ya que captarán su temor, sus latidos y olfatearán a la perfección las sustancias que su cuerpo desprende dada la subida química en sangre por la situación, que el individuo, intentará buscar cierto paralelismo entre esa situación y la vida que tiene en el exterior, lo que le hará plantearse, que el estrés aparece hasta debajo del agua sin necesidad de tener que ver las caras a los otros llamados tiburones terrenales (esos que esperán darte un bocado cuando estás descuidado)

Finalmente los estudios han demostrado, que lo mejor contra el estrés, es vivir sin estar atado a un relogg ;-)

Trabajar cuando uno quiera, dormir solo cuando tenga sueño de necesidad, tumbarse a la bartola donde le dé la gana, perderse en algún paraiso terrenal y salir de el cuando a uno le plazca, sin mirar el calendario ni el relogg.
Al ser pocos los individuos que pueden realizar esta terapia, pues los que pueden permitírselo no tienen estrés, los psicólogos aún estamos probando nuevas técnicas, el siguiente en estudio es;

"Como salir sin estrés de una piscina de pirañas, sin tener que salir sin piernas"

feliz día sin estrés...;-)

Félix Peinado Castillo dijo...

Da la impresión de que los tiburones son algo así como un misil por infrarrojos, que no hay forma humana de librarse de él.
Agradezco mucho tu explicación.

Anónimo dijo...

Si le cortas los infraojos si te libras, y sales inmune.

Anónimo dijo...

Señor Felix, es un usted un angel.

Creo que me estoy enamorando.

...;-)