martes, 10 de abril de 2007

Tecnologías que nos pueden ayudar a ser "menos" productivos

Me resulta imposible poder llevar una reunión en la que varias personas tienen abiertos sus teléfonos móviles, recibiendo llamadas o e-mail. Pierden la concentración ellos, la persona que habla en esos momentos y el resto de asistentes. A veces incluso piden que repitas lo que no han podido escuchar. Hasta en reuniones con comerciales, éstos interrumpen su presentación para atender una llamada “urgente”. Quizás puede que hayan resuelto algo, pero esta venta ya la tienen más difícil.

Los psicólogos han puesto a esto un nombre y le llaman “atención parcial continua”, es decir, la realización a la vez de varias tareas que requieren concentración, utilizando diversas tecnologías (atender el teléfono, navegar por Internet, recibir mensajería instantánea o correos electrónicos...)

Por motivo de un documento que estoy preparando, estoy interesado en la mejora de la productividad, y es sabido que uno de los tres ejes de la misma es el capital tecnológico. Por eso es llamativo que, en circunstancias como ésta, resulte que la tecnología puede ayudarnos a que seamos más improductivos.

Casualmente encuentro que hay estudios que nos muestran que el ser humano no está preparado para saltar rápidamente de una a otra tarea, mucho más especialmente en supuestos de labores de cierta complejidad que requieren mayor grado de concentración.

Aunque seguramente no nos hacían falta estudios para concluir esto, el resultado es que la multitarea y la atención parcial a la que nos hemos ido todos acostumbrando, resta claramente productividad, aunque sea una “capacidad” valorada a la hora de seleccionar a los ejecutivos. Quizás parte del problema sea precisamente éste, la buena valoración por parte de las empresas de la multitarea frenética, cuando sin embargo genera más errores y convierte en ineficientes a los profesionales. Otra parte del problema puede ser también nuestra dependencia de la información.

Es claro que no es un problema de la tecnología sino del uso que hacemos de ella. En relación con las nuevas tecnologías, y hasta tanto se investigan herramientas para simplificar o mejorar la gestión de la información que llega desde varias fuentes, los profesionales recomiendan desconectar la mensajería instantánea, revisar el correo electrónico en determinados momentos del día, a lo que yo añadiría desconectar el teléfono móvil si estás localizable en tu despacho o si realizas una tarea que precisa concentración, como redactar un documento o sencillamente participar en una reunión.

2 comentarios:

Marcelo Levit dijo...

El tema de la multi-tarea creo que depende del puesto de quien la realiza.
Para determinados puestos de empleados puede ser (o no ) algo bueno.
Pero para mi, que soy independiente, es fundamental tener la capacidad de ser multi-tasking.

Torkaerius dijo...

Excelente artículo.
Me ayuda a entender lo que me está pasando actualmente.
Mi trabajo como diseñador web freelance requere que esté continuamente con múltiples tareas a la misma vez para hacer rendir mejor mi jornada laboral...
Y luego cuando termina mi día de trabajo quedo en un estado de hiperactividad que es difícil de controlar. :(
Muy útil el último párrafo
Gracias nuevamente.
Saludos