lunes, 30 de abril de 2007

¿Cómo va a seguir creciendo España?

Durante estos días varias personas me han comentado sobre el nivel de estrés que se ha percibido en los posts de este blog. Se ha notado en el descenso del número de anotaciones que he podido hacer. Ante situaciones de exceso de actividad como los que generalmente soportamos, he tratado de hacer unas reflexiones sobre fórmulas para poder ser más productivos. No he sido el único que estos días ha hablado en los blogs sobre multitarea, horas de trabajo y sobre todo, de productividad.

La productividad es un concepto que últimamente está ganando portadas, como también desde hace varios años lo viene haciendo la competitividad, y ello es porque en España son cuestiones preocupantes (aunque parece ser que la productividad empieza poco a poco a mejorar). La razón: el crecimiento del PIB se sustenta en un 80% en el incremento de la población ocupada.

Lo más interesante, en mi opinión, de lo que dijo la semana pasada el Ministro de Economía en la charla que nos impartió, se refiere a este último asunto. Citando al último Premio Nobel de Economía, Edmund Phelps, se refirió a la productividad española señalando que en España ocurrirá lo mismo que en Estados Unidos, donde pasaremos de un crecimiento del PIB basado en el incremento del empleo a una estabilización de los altos niveles de inversión actuales, que provocarán un incremento de la productividad a corto y medio plazo.

No obstante, pienso que habrá que ver las repercusiones sobre el empleo de un cambio en el modelo de crecimiento, si éste se produce.

Sobre el capítulo de la inversión, actualmente situada en torno a un 30% del PIB, cifra muy alta a todas luces, la última noticia es que durante 2.007 crecerá un 5,2%, muy por encima de la media de la UE, lo cual es muy destacable especialmente si, como veo en las estadísticas oficiales, son los bienes de equipo los que toman el relevo a la inversión en la construcción y en otros sectores.

Se entremezclan en esto de la productividad varios debates que están vivos actualmente y desde varios frentes, tales como la inversión en I+D+i, el mayor y mejor uso de las tecnologías, la formación, las infraestructuras, las políticas de recursos humanos, con la jornada laboral y sobre todo la conciliación en el punto de mira, entre otras muchas cuestiones que hemos leído y escuchado.

Ahora que, según todo apunta, empieza a notarse el parón del ladrillo como motor de crecimiento, esperemos que este cambio "a la americana" nos mantenga en la senda del crecimiento. Por ahora las previsiones no son malas.

No hay comentarios: