viernes, 13 de abril de 2007

Cómo motivar laboralmente a la nueva generación Y

Viniendo esta noche en el coche desde Albacete he escuchado la curiosa noticia de que el 70% de los jóvenes españoles menores de 25 años se informan exclusivamente a través de Internet (leer aquí). Yo, que estoy en los treinta y muchos, y que por lo tanto no pertenezco a esta que algunos denominan la “generación Y” (nacidos entre 1982 y 1993), me he sentido un poco más joven, al menos intelectualmente, porque si bien Internet no es mi fuente exclusiva de información, sí es para mí una fuente muy habitual. No obstante me gusta escuchar también la radio y especialmente leer la prensa, principalmente la económica.

En el blog sobre recursos humanos (muy recomendable) del Instituto de Empresa, analizan en términos generales cómo es esta generación y qué cambios se deben dar en las organizaciones empresariales para motivarlos, ya que sus valores y aspiraciones son diferentes, fruto de la educación recibida. El estudio se puede descargar aquí.

Va a suponer un reto gestionar a personas que no se manifiestan fieles a las organizaciones y que tienen unas expectativas laborales muy altas, si bien demandan también más tiempo para el ocio. Probablemente hará aún más difícil la manida frase de “retener el talento”, es decir, de evitar la rotación.

En la entrada del blog citado, el autor comenta posibles claves ante esta nueva realidad: personalizar las condiciones de trabajo, retribuir por objetivos y, en último término, asumir la situación y desdramatizar la rotación, y hasta gestionarla en beneficio de la empresa. En poco tiempo veremos si realmente son las cosas como nos las vaticinan y, de ser así, estoy seguro que darán mucho de qué hablar, a favor y en contra.

En mi opinión, además de lo anterior, va a representar una dificultad añadida gestionar organizaciones en las que conviven hasta cuatro generaciones distintas, al parecer bastante diferentes en cuanto a sus expectativas, valores y necesidades. La flexibilidad para el trabajador, también llamada conciliación, probablemente será la clave en el futuro. Y para la empresa es posible ser flexible y a la vez ser más productivo. Es cuestión de gestionar con inteligencia y habilidad.

2 comentarios:

sicelens dijo...

Me ha soprprendido tu edad Felix.

alvaro dijo...

Ah, amigo...flexibilización, conciliación,compatibilidad.Todos estos adjetivos,cuando su determinativo es laboral, empiezan los problemas de interpretación y, mi experiencia dice que esa interpretación, siempre tiene que ver con la productividad y no precisamente para bien.