miércoles, 28 de marzo de 2007

Los buenos padres son mejores directivos

Ser un padre involucrado en la vida familiar desarrolla habilidades que son útiles en el trabajo como directivo de empresa, según un estudio elaborado por el Center of Creative Leadership y Clark University entre 350 ejecutivos.

Conforme a este curioso estudio, los hombres implicados en el cuidado de los hijos realizan sus actividades en el trabajo con una actitud más positiva, se enfrentan mejor al estrés y tienen más fácil empatizar con el resto de empleados. Otras habilidades que se ayudan a desarrollar son la negociación, el compromiso, la resolución de conflictos y la realización de varias tareas al mismo tiempo.

Los propios investigadores se vieron sorprendidos por los resultados de este estudio, que se desarrolló con el propósito de analizar cómo el compromiso de los ejecutivos con la familia les afectaba en su nivel de satisfacción con sus vidas, sus carreras o la gestión de su trabajo. Según los investigadores, mientras que la mayoría de las organizaciones que han adoptado políticas de conciliación lo hacen presuponiendo que van en detrimento de la productividad, el nuevo punto de vista, al menos en lo que se refiere a directivos, es que precisamente aquellos que se involucran con su familia son los líderes que las empresas deberían tener.

Tras haber leído toneladas de argumentos y opiniones sobre la materia, éste en particular me ha parecido un refrescante e interesante nuevo punto de vista para una cuestión tan en boga ahora como es la conciliación de la vida familiar con el trabajo.

3 comentarios:

sicelens dijo...

Estoy de acuerdo con ello, pero conlleva en, que ser un buén padre también atañe a otros puestos de trabajo aunque estos no sean altos cargos o tengan a una responsabilidad directiva en una empresa.
Normalmente la persona que se puede considerar buén padre, tiene una responsabilidad para con sus hijos, y está dentro de su caracter como persona, con lo cual se vé reflejado en todos sus quehaceres diaríos, buena persona, buén padre, buén padre, buén trabajador, buén trabajador, capacidad de subir tu empresa hacia arriba, subir una empresa hacia arriba, contribuir al bienestar económico en términos generales.

No olvidemos que matener una familia a flote, cuidarla, protegerla, quererla, es lo mismo que avanzar en una empresa, la familia es la empresa más dificil de mantener en condiciones aceptables.

Sintetizando...Familia=La empresa más dificil.

Si eso lo consigues llevar a flote, todo lo demás viene solo.

José Mª Garrido López dijo...

No es casualidad, querido Félix, que el resultado del informe de la universidad de Clark haya arrojado esos resultados. Y digo que no es casualidad, no ya por ser Clark una de las universidades más antiguas y prestigiosas de EEUU, sino porque los ejecutivos americanos (también los ingleses, alemanes...) son mucho más productivos que los directivos de otros países.

Así, a mayor productividad suceden dos cosas: 1.- Aumenta el rendimiento de las personas en el trabajo y 2.- Aumenta la calidad y la eficiencia de la planificación, gestión y control del trabajo.

Con las dos premisas anteriores se consigue que desciendan las horas de trabajo perdidas y los ejecutivos aprovechen mejor el tiempo. Por descontado, no existen las terribles e interminables reuniones improductivas de las 8 de la tarde...

Como consecuencia de todo ello, las jornadas de trabajo terminan mucho antes y pueden disfrutar de más tiempo libre al día para dedicar a sus hijos.

Todo lo cual, en mi opinión, redunda en una mayor satisfacción personal de los ejecutivos que, sin lugar a dudas, se traslada al ámbito profesional.

Aprovecho la ocasión para felicitarte sinceramente por tu blog. Tus comentarios y los de tus lectores son muy interesantes y los temas que tratas son punteros y de relevancia. Felicidades.

Hasta otra
José Mª Garrido López

RMS dijo...

Buen padre=buena persona=buen trabajador=buen responsable=buen lider=buen directivo
peeeeeeeero, ¿Como puedo manejar el tiempo?, no puedo ser buen directivo 8 horas y buen padre 8 horas.
Solo puedo ser buen directivo 8 horas (o más) que es por lo que me pagan y luego 2 o 3 horas buen padre.
Buen padre, si, pero solo 2 horas al día.
A ver si llega ya el viernes tarde para compensar con mis hijos el tiempo que les debo.
Gracias Félix por ilustrarnos nuestras pocas neuronas y ponerlas a trabajar.